Teletrabajo: el trabajo del futuro

Diversos estudios, de fuentes como Deloitte.com o el portal especializado en estadísticas de mercado Statista, confirman el gran paso con el que avanza el teletrabajo, sobre todo entre la población joven y los conocidos milenials. Esta forma de trabajar –que aprovecha cualquier espacio disponible que disponga de buena conexión a internet­– está generando una gran acogida por la flexibilidad en sus horarios, lugar para trabajar y generación de otro tipo de relaciones con todo tipo profesionales.

Desde el Gobierno nacional, con una regulación de 2012, se ha tratado de impulsar este tipo de iniciativas que traen un valor agregado tanto para empleados como para empleadores.

Ver: 2018 Deloitte Millennial Survey

Redacción INCP a partir del artículo publicado por El Tiempo

Para mayor información, puede revisar el artículo titulado “Teletrabajar, una opción que seduce a los ‘millennials’”, de la fuente El Tiempo.

Teletrabajar, una opción que seduce a los millennials

En plena era tecnológica, la oficina de los nativos digitales –que para el 2020 serán el 75 por ciento de la fuerza de trabajo– puede estar en todas partes: en el sofá de casa, junto a un café de una popular franquicia o en una terraza a pie de playa; basta con tener acceso a internet. Así es la evolución del teletrabajo conocida como smart working, que permite al empleado cumplir con sus tareas desde cualquier lugar.

Un estilo laboral apreciado especialmente por las nuevas generaciones, según el estudio ‘The Deloitte millennial survey’, publicado por deloitte.com y en el cual se afirma también que el 64 por ciento de millennials valoran tener flexibilidad para trabajar desde cualquier localización.

Entre quienes utilizan el smart working se encuentran los que, en vez de optar por la vivienda propia o una cafetería con wifi, prefieren acudir a un espacio de ambiente laboral, aunque este no pertenezca necesariamente a la empresa para la que trabajan. Por eso existen los locales de coworking, donde distintos tipos de teletrabajadores tienen sus despachos u oficinas y pueden pertenecer a empresas diferentes o ser profesionales independientes.

Según Statista, portal estadístico para datos de mercado, en 2017 había 1,27 millones de personas trabajando en este tipo de espacios alrededor del mundo, y solo en Europa, unos 3.000 espacios dedicados al coworking.

Diana Paola Echeverri, financiera de 31 años, utiliza este tipo de espacios en WeWork, en Bogotá, mientras que sus socios en Magno Colsulting Group trabajan en una sede de la empresa. “Este lugar se presta para hacer más negocios porque interactúas con diferentes tipos de personas, incluso en otros idiomas. Esto fue un reto para mí, tuve que superar la timidez. Trabajé en oficinas cerradas y esto es mucho mejor porque cuentas con todos los servicios y conoces más personas”.

Este tipo de espacios nacieron destinados a los freelancers o trabajadores autónomos que quieren disponer de un ambiente de oficina, que junto con otro tipo de profesionales independientes y emprendedores o empleados temporales constituirán el 40 por ciento de la fuerza de trabajo en 2020, según Office Vibe.

De acuerdo con más datos de esta fuente, el 90 por ciento de los coworkers se sienten mucho más cómodos y en confianza en este ambiente, y 92 por ciento está satisfecho con su espacio laboral. Además, el 68 por ciento se concentra mucho mejor, un 64 por ciento completa mejor sus plazos de trabajo y un 50 por ciento percibe mejores ingresos.

Las relaciones y la salud también se ven beneficiadas: el 70 por ciento de coworkers se sienten más sanos y saludables que cuando estaban en una oficina tradicional, el 60 por ciento experimentan estar más relajados cuando están casa y un 91 por ciento tienen mejores interacciones con los demás después de trabajar, siempre según la misma fuente.

“Uno como joven quiere llegar a un lugar que lo motive a trabajar, que sea amigable y bonito, y eso se encuentra aquí. Hay una cafetería y una terraza donde compartes con otras personas de otras empresas, hay juegos para compartir y hasta puedo traer a veces a mi perro, porque es dog friendly”, cuenta Sofía Cardona, publicista de 22 años de edad, que trabaja en Circus Marketing, emprendimiento que tiene sus oficinas en WeWork.

Oficina con aroma a café

OfficeVibe también ofrece un dato más sobre la flexibilidad laboral: únicamente el 30 por ciento de coworkers trabajan en horarios tradicionales. Algo que casa con el hecho de que, según ManPowerGroup, empresa multinacional líder mundial en estrategia de talento, entre el 85 y el 90 por ciento de los millennials valoran positivamente la flexibilidad laboral.

Esta flexibilidad tiene que ver no solo con el horario, sino con el lugar desde el que se trabaja. Y es que, además de desarrollar su labor en casa o en lugares de coworking, si tienen conexión con internet se puede producir desde cualquier lugar.

Para las empresas también es ventajoso: según el estudio Achieving success with a flexible workplace, de 2012, aquellas que ofrecieron esta posibilidad a sus trabajadores, además de ahorrar costes, vieron incrementada su productividad en un 20 por ciento.

En Estados Unidos hay previsiones de que la flexibilidad laboral y las políticas de teletrabajo aumenten un 40 por ciento de cara al 2020, según Servitalent, empresa dedicada al reclutamiento y selección de directivos y mandos medios.

Una alternativa para empresas y empleados

Con una regulación del 2012 se viene promoviendo en forma el teletrabajo en Colombia. Según el Ministerio de Tecnologías de la Información y Comunicaciones (Mintic), ese año había 31.000 teletrabajadores, cifra que en el 2017 llegó a 95.000. Para este año, Mintic espera que sean 120.000.

El teletrabajo se caracteriza por:

* Tener horarios flexibles de acuerdo con las necesidades del cargo y los resultados esperados.

* Trabajo desde cualquier lugar, mientras que tenga una buena conexión a internet.

* Dispositivos propios, ya sea un computador (fijo o portátil), una tableta o un celular inteligente.

* Evaluación por resultados.

* Reuniones virtuales.

Fuente: El Tiempo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *