El seguimiento del control interno como responsabilidad del auditor

AuditorLa NIA 315, que establece las directrices para que un auditor pueda identificar y valorar los riesgos de incorrección material mediante el conocimiento de la entidad y de su entorno, requiere, entre otras cosas, de la aplicación de procedimientos de valoración, incluido el control interno así como también de la comunicación entre el auditor y los responsables del gobierno de la entidad. Un pleno conocimiento de lo anterior mitiga los factores identificados de riesgo logrando objetivos de control.

La auditoría de estados financieros debe entonces responder a lo contemplado en el párrafo 22 de la NIA en mención, el cual establece que el auditor realizará un seguimiento del control interno relativo a la información financiera, incluidas las actividades de control interno relevantes para la auditoría.

Redacción INCP a parir del artículo de Auditool

Para mayor información, puede revisar el artículos titulado “Control interno y auditoría de estados financieros” de la fuente Auditool. 

Control interno y auditoría de estados financieros 

¿Qué es el control interno? 

El control interno está formado las respuestas de la administración de una empresa para mitigar un factor identificado de riesgo o alcanzar un objetivo de control.

El control interno se refiere a los procesos, políticas, y procedimientos diseñados por la Dirección para asegurarse de obtener información financiera fiable y de preparar los estados financieros de acuerdo con el marco de referencia de contabilidad aplicable. El control interno trata asuntos como la actitud de la Dirección hacia el control, la competencia profesional del personal clave, la valoración del riesgo, la contabilidad, y las actividades de control tradicionales.

De acuerdo a la NIA 315.4C el control interno es “el proceso diseñado, implementado y mantenido por los responsables del gobierno de la entidad, la Dirección y otro personal, con la finalidad de proporcionar una seguridad el sobre la consecución de los objetivos de la entidad relativos a la fiabilidad de la información financiera, la eficacia y eficiencia de las operaciones, así como sobre el cumplimiento de las disposiciones legales y reglamentarias aplicables”.

Es importante tener en cuenta que el diseño e implementación del control interno variará según tamaño y complejidad de la entidad. En entidades pequeñas, el gerente o dueño puede desempeñar funciones que se refieren a varios de los componentes del control interno.

Conocimiento del control interno en la auditoría de estados financieros

Según la NIA 315.22 el auditor deberá conocer las principales actividades que la entidad lleva a cabo para realizar un seguimiento del control interno relativo a la información financiera, incluidas las actividades de control interno relevantes para la auditoría. También, el auditor deberá revisar el modo en que la entidad toma medidas para corregir las deficiencias en sus controles.

Adicionalmente, obtener un entendimiento suficiente del control interno implica la realización de procedimientos de valoración del riesgo para identificar los controles que directa o indirectamente atenúen el riesgo de incorrección material. La información obtenida ayuda al auditor a valorar el riesgo residual (riesgo inherente y de control) de incorrección material a nivel de los estados financieros y de las afirmaciones; y por otra parte, contribuye en el diseño de procedimientos de auditoría posteriores que respondan a los riesgos valorados.

Es importante puntualizar que solo son relevantes para la auditoría los controles que atenúan riesgos de incorrección material, causada por fraude o error, en los estados financieros. Debido a esto, las actividades de control que no sean relevantes deben dejarse fuera de la auditoría por completo.

De acuerdo con la NIA 315.14, para conocer el entorno de control de la empresa, el auditor valorará si la Dirección ha establecido y mantenido una cultura de honestidad y de comportamiento ético. También, el auditor evaluará si los puntos fuertes del entorno de control proporcionan colectivamente una base adecuada para los demás componentes del control interno y si estos otros componentes no han sido menoscabados como consecuencia de deficiencias en el entorno de control.

Fuente: Auditool

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *