Reuniones sobre valoración de riesgos

Una parte clave del proceso de valoración de riesgos es la discusión entre el equipo de trabajo. Esta es una de las mejores oportunidades para todos aquellos con conocimientos relevantes de participar en el proceso de valoración de riesgos, para asegurar que se identifiquen todos los riesgos clave y que el plan de auditoría responda apropiadamente a los niveles de riesgo.

¿Quién debe asistir?

A la reunión deben asistir todos los miembros clave del equipo del encargo. Esto no significa necesariamente que todo el equipo de auditoría lo haga. Sin embargo, normalmente debería incluir a todas las personas que puedan contribuir en función de su experiencia, tanto del cliente específico como de otras áreas relevantes, como de la industria en la que opera el cliente. Si bien la reunión no es una reunión de información, sí sirve al propósito subsidiario de proporcionar información relevante a los asistentes.

Para una sola auditoría, a la reunión siempre debe asistir el socio del encargo de auditoría y el gerente de auditoría. También debe incluir, siempre que sea posible, a los supervisores o encargados de la auditoría, especialmente si tienen experiencia previa con el cliente. Para auditorías muy grandes, a menudo en varios sitios, el socio del encargo de auditoría puede dirigir la reunión principal, incluyendo, cuando sea necesario, a los responsables de los componentes de las auditorías, pero delegar la discusión a otros.

Tales reuniones deben celebrarse en persona cuando sea posible, pero puede necesitarse de la realización de conferencias telefónicas, en particular para auditorías entre jurisdicciones. Si bien la discusión debe incluir siempre a los miembros clave del equipo de trabajo, esto no impide la participación de otros. La asistencia de expertos (por ejemplo, expertos en TI o especialistas en valuación, donde se espera que surjan estas cuestiones en la auditoría) puede ser útil, incluso cuando esas personas no formen parte del equipo de auditoría.

El papel del socio encargado

La reunión debe estar liderada por parte del socio del encargo. Esto debe quedar claro en la documentación de la junta. El socio del encargo de auditoría también es personalmente responsable de asegurar que los asuntos apropiados discutidos, sean llevados a la atención de las personas involucradas en la auditoría que no asistieron a la reunión.

Enfoque de la reunión 

En relación con todos los riesgos, incluidos los relacionados con fraude, la reunión debe incluir una discusión sobre: a) la susceptibilidad de los estados financieros de la entidad a incorrección material; y b) la aplicación del marco de información financiera aplicable a los hechos y circunstancias de la entidad.

En relación con el fraude en particular, la reunión debe: 1) poner especial énfasis en cómo y dónde los estados financieros pueden ser susceptibles a incorreción material debido al fraude; y 2) cubrir cómo podría ocurrir un fraude. Cuando se trata de fraude, todos los participantes en la reunión deben dejar de lado cualquier creencia que puedan tener de que la dirección y los encargados del gobierno son honestos y actúan con integridad. Los riesgos de fraude discutidos deben abarcar tanto el riesgo de apropiación indebida de activos, así como el riesgo de información financiera fraudulenta. La reunión también debe cubrir los fraudes que han sido identificados y reportados por la dirección. Sin embargo, hay que tener cuidado de que esto no domine la discusión y de que no se preste suficiente atención al riesgo de incorreción material que la dirección no haya identificado (o que de hecho haya sido perpetrada y ocultada).

Objetivos de la reunión

En relación con los riesgos, la reunión tiene por objeto: a) ofrecer a los miembros experimentados del equipo la oportunidad de compartir ideas sobre fraude y otros riesgos basados en su conocimiento de la entidad; b) permitir la discusión de los riesgos comerciales a los que la entidad está sujeta y cómo, y dónde los estados financieros pueden ser susceptibles de error; c) permitir la discusión de los riesgos de fraude a los que la entidad está sujeta; d) permitir que el equipo de auditoría determine las respuestas apropiadas al fraude y a otros riesgos; y e) permitir a los miembros del equipo de trabajo lograr una mejor comprensión del potencial de incorreción material en los estados financieros, en relación con las áreas específicas con las que se tratarán y entender cómo el trabajo que realizan encaja con otros aspectos de la auditoría.

También debe sentar las bases para cualquier comunicación adicional sobre los riesgos. Esto significa que la discusión debe incluir las acciones que se deben tomar, incluyendo la notificación a otros miembros del equipo de auditoría, si se identifican otros riesgos de fraude u otros riesgos de incorreción material no discutidos en la reunión durante el trabajo de auditoría de campo. 

Documentación 

La reunión de valoración de riesgos debe documentarse. No es necesario que la documentación sea a manera de minutas formales de la reunión, pero la documentación debe demostrar:

  • Quién asistió a la reunión.
  • Que la reunión estuvo encabezada por el socio del encargo de auditoría.
  • Que hubo una discusión abierta de los diversos riesgos a los que pueden estar sujetos los estados financieros.
  • Que se abordaran ambos tipos de riesgo de fraude.
  • Qué medidas deben adoptarse como resultado de la reunión.
  • Cómo se informará a los miembros del equipo de auditoría que no asistieron a la reunión sobre su resultado.

Fuente: Asociación Interamericana de Contabilidad –AIC. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *