Responsabilidad Social Empresarial, un método para apoyar a la sociedad

La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) es un eje rector para Laboratorios Liomont, por lo que la compañía farmacéutica fortalece actividades en educación ambiental, apoyo comunitario y, gracias a la alianza con la UNICEF en pro de la lactancia materna, ya cuenta con dos lactarios al interior de sus instalaciones.

“La RSE no es una moda, ni publicidad, es el sentido que le da a las organizaciones para apoyar a la sociedad mexicana, el gobierno no puede solo, las organizaciones y las empresas debemos apoyar con iniciativas para mejorar nuestro país”, comentó Eduardo Fajer, director de Recursos Humanos de Laboratorios Liomont. 

En el 2015 la empresa logró inaugurar su primer lactario y en mayo del 2016 instaló el segundo, el cual beneficiará a 115 mujeres en edad fértil, con el objetivo de promover la lactancia infantil entre sus trabajadoras mediante la creación de un espacio privado que cuenta con las mejores prácticas en la materia y condiciones dignas.

Eduardo Fajer destacó que la lactancia materna trae beneficios para calidad de vida y para la misma actividad laboral porque ayuda a tener menor ausentismo y permisos de cuidado. Liomont se cerciorará de la comodidad y limpieza del lactario, promoverá que se respeten los tiempos necesarios para que las madres puedan extraer y conservar la leche. También sensibilizará a todo el personal sobre la trascendencia de este tema para la empresa y para el país.

“Para Liomont es un logro acercar las actividades de la empresa con las comunidades sobre todo en materia de salud, educación y el cuidado del medio ambiente, contamos con un comité específico para cumplir los nuestros objetivos establecidos de responsabilidad social”, precisó el ejecutivo.

Desempeño social

Desde el 2014, Liomont se sumó a los 10 Principios Empresariales para los Derechos de la Niñez promovidos por el Pacto Mundial; con la estrategia de Desarrollo Infantil Temprano, realizada en alianza con UNICEF, 1 millón de niños y niñas fueron alcanzados; apoyó cinco estudios de investigación clínica; atendió a 41,230 niños y adultos con su Programa Integral contra la Amibiasis; en alianza con la Asociación de Labio y Paladar Hendido se operaron a 25 niños en Texcoco; realizó 25,254 estudios en 29 entidades del país para detectar osteoporosis; como parte de la Cruzada Infantil por un México sin Asma (CIMA) distribuyó 3,000 libros de enfermedades respiratorias y destina 1% de las utilidades antes de impuestos como Política de Inversión Social.

Desde hace 16 años se creó el premio a la ecología a nivel nacional en coordinación con la Semarnat y la SEP, en el cual participan estudiantes de secundaria con proyectos de ecología y medio ambiente. Cada año, Liomont trabaja en un estado diferente donde lleva tratamientos gratuitos y, en alianza con la UNICEF, se enfoca en la niñez en México con programas en escuelas con aulas dignas y desarrollo infantil temprano.

“En Liomont estamos convencidos de que no estamos sólo para comercializar nuestros productos de calidad, tenemos que dar algo más con nuestra producción”, finalizó el directivo de la firma farmacéutica.

Fuente: El Economista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *