Nueva NIIF 16 – Arrendamientos será aplicable desde 2019

A partir del primero de enero de 2019 entrará a regir internacionalmente la nueva norma contable sobre arrendamientos – NIIF 16, publicada por IASB, la cual obligará a los arrendatarios a incluir los contratos de arrendamiento vigentes en sus estados financieros.

Esta norma surge, entre otras cosas, por la necesidad de reflejar en los estados financieros el valor estimado actual de los pagos futuros de los actuales arrendamientos -arrendamientos operativos- que, según un estudio de enero de 2016 realizado por IASB, se estimó representaría el 5,4 por ciento del total de activos ya registrados en las empresas sujeto del estudio. La NIIF 16-Arrendamientos también busca que se pueda evaluar el efecto de estos valores en la situación financiera; el resultado y los flujos de efectivo del arrendatario.

Redacción INCP a partir del artículo publicado por La Prensa de Honduras

Para mayor información, puede revisar el artículo titulado “Nuevas normas contables sobre arrendamientos” de la fuente La Prensa de Honduras.

Nuevas normas contables sobre arrendamientos

La Junta de Normas Internacionales de Contabilidad (IASB por sus siglas en inglés) emitió una nueva norma contable sobre arrendamientos llamada NIIF 16, la cual será aplicable a partir del 1 de enero de 2019. Esta norma aplica a todos los arrendamientos, incluidos aquellos del derecho de uso de activos subarrendados, con ciertas excepciones.

Esta nueva normativa contable generará un impacto importante en las entidades, pues ahora los arrendatarios deberán reflejar en sus estados de situación financiera el efecto de los contratos de arrendamientos que se encuentren vigentes.

La IASB realizó un estudio en enero de 2016 en el cual concluyó, sobre una muestra de 1,022 empresas cotizadas en todo el mundo, que el valor estimado actual de los pagos futuros de los actuales arrendamientos que no se muestran en los estados de posición financiera (arrendamientos operativos) representarían el 5.4 por ciento del total de activos ya registrados en dichas empresas. El estudio evidencia cómo varía este porcentaje por sectores, por ejemplo, para las aerolíneas y el comercio minorista (retail) se sitúa en cuatro veces esta media (alrededor del 20 por ciento).

La NIIF 16 mantiene sustancialmente los requisitos de contabilidad del arrendador establecido por la NIC 17 – Arrendamientos y exige al arrendador clasificar el arrendamiento en operativo o financiero.

El objetivo general de la NIIF 16 es que las entidades den información que permita a los usuarios de los estados financieros evaluar el efecto de los arrendamientos en la situación financiera, el resultado y los flujos de efectivo del arrendatario. La Norma amplía considerablemente los requisitos actuales de información sobre arrendamientos.

Para responder a las inquietudes manifestadas por muchas empresas en relación al costo/beneficio de aplicar la NIIF 16 a determinados contratos de alquiler, el IASB ha incluido cierta simplificación, permitiendo contabilizar los arrendamientos a corto plazo y los arrendamientos de activos de bajo valor directamente como un gasto, normalmente de forma lineal a lo largo de la duración del arrendamiento (es decir, seguir con la contabilización tal y como los actuales arrendamientos operativos).

Con la implementación de la Norma, el arrendatario deberá reconocer en la fecha de inicio del arrendamiento un derecho de uso del activo y un pasivo por arrendamiento.

El costo del derecho de uso de los activos incluirá el importe del valor inicial del pasivo por arrendamiento (según se describe más adelante), cualquier pago abonado al arrendador por adelantado, los costos directos iniciales incurridos y un estimado de los costos a incurrir para el desmantelamiento o restauración del activo.

Las entidades deberán valorar los pasivos por arrendamiento al valor actual de sus cuotas de arrendamiento, descontadas utilizando el tipo de interés implícito en el arrendamiento, si dicho tipo de interés puede determinarse fácilmente, de lo contrario utilizar el tipo de interés incremental de sus préstamos.

Los pasivos por arrendamiento deberán incluir, además de las cuotas fijas menos cualquier incentivo a recibir, las cuotas variables que dependan de un índice o tipo de interés, pagos a realizar por garantías de valor residual, precio ejercido de opción de compra (cuando exista certeza de ejercerla), y los pagos de penalización por terminar el arrendamiento.

Le invitamos a evaluar el potencial impacto de la Norma sobre los estados financieros de su compañía, además de los efectos sobre los indicadores y métricas clave de su negocio, y los impactos que de ellos se derivan para contratos, como cláusulas covenants en contratos de deuda, contratos de remuneración a la dirección, etc., e incluso en el riesgo de crédito y los tipos de interés de la financiación.

Fuente: Dagoberto Arias – La Prensa, Honduras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *