Malas conductas para estar alerta

conductas-alertaSegún un estudio realizado por Asociación de Examinadores de Fraude Certificados (ACFE), existen varias señales, malas conductas, que le permitirían estar alerta frente a un empleado ante una sospecha real de fraude laboral. Entre las más comunes se encontró el caso de la intimidación laboral, con un 38%, seguida por el ausentismo excesivo, con el 14,4%. Además se encontró que en algunas ocasiones se presentan problemas de recursos humanos, como miedo a perder su trabajo o un desempeño pobre en sus labores. Aunque estas son señales a tener en cuenta, no son condición suficiente para culpar a alguien de fraude laboral. 

Redacción INCP a partir del artículo publicado en Auditool

Para mayor información, puede revisar al artículo titulado “Mala conducta no relacionada con el fraude” de la fuente Auditool. 

Mala conducta no relacionada con el fraude

Además de las banderas rojas con respecto a la conducta, preguntamos a las personas encuestadas si los defraudadores habían efectuado, alguna conducta indebida no fraudulenta en su lugar de trabajo, antes o durante los fraudes. Pues se quería conocer si había una relación entre el fraude ocupacional y otros tipos de comportamiento inadecuado en el lugar de trabajo. Recibimos 908 respuestas a esta pregunta y, en 38% de los casos, el defraudador había realizado al menos una de las conductas indebidas que se muestran en la Figura 1. El tipo más común de conducta indebida no fraudulenta fue la intimidación laboral, la cual fue mostrada por una sexta parte de los acusados de fraude en este estudio. Otro 14% de los casos, involucró individuos con excesivas ausencias en el trabajo. Menos del 5% de los casos, incluyó defraudadores que acosaban sexualmente a alguien o que solían visitar sitios web inapropiados (como de pornografía o juegos de apuesta) en la oficina.

Figura 1

Figura1

Banderas rojas relativas a recursos humanos

También, se realizaron preguntas acerca de si los defraudadores habían experimentado algún incidente relacionado con temas de recursos humanos, como el miedo a perder el empleo, recortes salariales o descensos de categoría. Estas circunstancias, podrían potencialmente hacer que un individuo experimente presión financiera y por lo tanto haya lugar a un fraude laboral, o podría proporcionar los medios, para que un defraudador racionalice su conducta. Recibimos poco más de 1,000 respuestas a esta pregunta y, en 25% de los casos, el defraudador había experimentado un incidente relacionado con recursos humanos, inmediatamente antes o durante el fraude. Como se ilustra en la Figura 2, la bandera roja más común, relativa a recursos humanos, fue una evaluación de desempeño deficiente, la cual se produjo en 11% de los casos. Además, 7% de los defraudadores, también experimentó miedo a perder el trabajo debido a una reducción de personal o reestructuración en su empresa.

Figura 2

Figura2

Asociación de Examinadores de Fraude Certificados. (ACFE)(2014). Reporte a las Naciones sobre el Abuso y el Fraude Ocupacional. Estudio Mundial de Fraude – 2014. México: Asociación de Examinadores de Fraude Certificados.

Fuente: Auditool

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *