Los 6 hábitos que debe tener si quiere ser una firma de éxito

En la actualidad, el desarrollo industrial agenciado por la cada vez más rápida e inevitable digitalización y avance tecnológico, hacen imprescindible que los profesionales de todas las áreas estén mejor preparados que nunca, además de obligarles a implementar y adoptar prácticas que mejoren su práctica.

Las firmas de auditoría, y auditores independientes, no son ajenos a este fenómeno, por lo que deben conocer y trabajar en la implementación de esos hábitos que los coloquen en la vanguardia del sector y garanticen su mejor desempeño. Estar abiertos al cambio, adoptar la mejora como un ciclo continuo, usar la tecnología estratégicamente, invertir en el recurso humano, buscar oportunidades de aprendizaje y apuntar siempre a la productividad, son solo algunas de las muchas estrategias recomendadas por expertos para dar dirección y posicionar sus servicios profesionales en los lugares más altos de cumplimiento, además de alcanzar los objetivos corporativos propuestos.

Redacción INCP a partir del artículo publicado por Auditool

Para mayor información, puede revisar el artículo titulado “Hábitos de las firmas de auditoría exitosas”, de la fuente Auditool.

Hábitos de las firmas de auditoría exitosas

Una de las preocupaciones de los directivos, gerentes y propietarios de firmas de auditoría (e incluso, de auditores independientes), es conocer cuáles son las prácticas o hábitos para lograr y mantener un alto desempeño. Aquí se presentan algunas de ellas.

  1. Estar abiertos al cambio:

Es importante adoptar cambios positivos, pero eso no basta. También debe crearse una cultura de curiosidad en los miembros de la firma, que los anime a innovar. Adicionalmente, el cambio no debe limitarse a la adopción de tecnología. Puede y debe aplicarse ampliamente a las ofertas de servicios, técnicas de gestión, beneficios para empleados, etc.

  1. Mejora como ciclo continuo:

Siempre hay espacio para mejorar. Las empresas de alto rendimiento miden continuamente sus resultados y adecúan sus planes en consecuencia. La mejora es vista como un ciclo continuo. Siempre hay que estar a la búsqueda de las mejores prácticas.  Las empresas de alto rendimiento saben que sus esfuerzos tendrán mejoras medibles año tras año.

  1. Uso estratégico de la tecnología.

En las empresas de alto desempeño, el liderazgo reconoce la importancia de sus inversiones en tecnología para la estrategia empresarial general de la empresa. Dichas empresas ven su estrategia tecnológica como una ventaja competitiva que puede ayudarles a lograr sus objetivos: ya sean financieros, servicio al cliente, cuota de mercado, nuevas ofertas de servicios, entre otros.

Los ingredientes clave para una estrategia de TI exitosa, suelen ser liderazgo, planificación, comunicación, educación y tiempo.

  1. Invertir en el recurso humano.

Las empresas de alto rendimiento entienden que la educación y la capacitación son un componente importante de la gestión del cambio, bien sea en procesos o en nuevas tecnologías. Es importante crear un entorno de trabajo abierto donde los empleados adopten el intercambio de conocimientos, así como proporcionar entrenamiento frecuente con expertos.

  1. Buscar oportunidades de aprendizaje:

Hay que acudir a fuentes de recursos para el aprendizaje. La mayoría de los profesionales de las firmas leen boletines, publicaciones profesionales, revistas y blogs. También, es importante unirse a redes y asociaciones, así como participar en eventos tecnológicos como ferias, seminarios web y conferencias de usuarios. Es necesario mantener una mente abierta.

Una buena idea es ver qué tecnologías están utilizando otras empresas y qué hay de nuevo, y si las mismas pueden ayudar a la firma. Así mismo, investigar en el mercado acerca de nuevo software y soluciones de negocios.

  1. Búsqueda de productividad

Se deben buscar alternativas a acciones corrientes, que aumenten la productividad. Un buen ejemplo es la adopción de tecnologías sin papel. Lo anterior puede significar el uso de un software de gestión de documentos, algún otro sistema de archivo electrónico o el escaneo de todos los documentos en papel tan pronto como lleguen a la oficina.

Las empresas de alto rendimiento entienden que las tecnologías que capacitan a las personas para trabajar de manera más efectiva y eficiente son las aplicaciones de misión crítica de la empresa.

La capacidad de trabajar digitalmente, no simplemente acceder a la información de manera electrónica, produce aumentos significativos en la productividad. Los líderes entienden que centrarse en los procesos de la empresa a través de la automatización del flujo de trabajo es el primer paso para la búsqueda de una mayor productividad.

Seguramente existen muchos más hábitos que vale la pena considerar para ser una firma exitosa o un profesional de vanguardia. Es conveniente revisar qué hábitos se llevan a cabo habitualmente y si los mismos conducen al logro de los objetivos propuestos.

Fuente: Auditool

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *