Liderazgo milenial: así serán los CEO en 2030

La nueva economía digital, además de propiciar el nacimiento de nuevos ecosistemas emprendedores, también ha significado una revolución en el campo de los recursos humanos y del liderazgo empresarial. Atrás queda la forma tradicional de dirigir equipos para dar paso al ‘liderazgo milenial’, la nueva forma de entender los equipos de trabajo como un espacio colaborativo basado en la confianza, el respeto y la motivación por el trabajo bien hecho.

En este artículo encontrará las claves que marcarán la diferencia en la nueva filosofía de liderazgo milenial, que, como característica, apostará por el cuidado de las relaciones humanas, la empatía, la motivación y la pasión por el trabajo bien hecho como máxima.

¿El fin de los jefes tóxicos?

Los profesionales de la Generación X (que actualmente tienen entre 35 y 45 años) hace años que sufren los estragos de una forma de liderazgo que muchas veces es autoritario y poco comunicativo. Seguramente, muchos han oído hablar de esos ‘jefes’ que desoyen lo que les aconsejan sus colaboradores, no aceptan críticas, actúan con prepotencia, no apoyan las ideas del equipo, padecen de una ausencia casi total de empatía y, lo que les desacredita para ejercer de CEO, una incompetencia directiva total.

Por el contrario, la Generación ‘Y’, o Milenial (formada por las personas que tienen entre 24 y 34 años), ya no acepta una falta de liderazgo empático e inclusivo en su trabajo. Los milenials son la generación mejor formada, la que ha tenido que aprender a vivir en un contexto de crisis económica y la que tiene más en cuenta los valores sociales y colaborativos. Estos, por lo tanto, reformarán por completo la forma de dirigir las empresas en 2030, momento en el que accederán a las más altas esferas de todas las compañías a nivel global (si es que aún no lo han hecho).

Los retos del liderazgo milenial

A pesar de que las pymes representan la mayor parte del tejido empresarial, cada día se crean startups de todo tipo, especialmente en las ciudades donde hay un ecosistema innovador o un ‘Silicon Valley’ a pequeña escala. Sin embargo, la mayoría de startups no superan los 3 años de vida. En concreto, solo una de cada diez empresas de este tipo sigue funcionando pasados 3 años, normalmente por falta de financiación. El gran reto del liderazgo milenial para los próximos años será, precisamente, asegurar el funcionamiento de las nuevas empresas que se crean y fortalecer el liderazgo de aquellas que ya están consolidadas.

Claves para que un liderazgo milenial tenga éxito

Como hemos visto, los milenials deberán estar preparados para afrontar los retos de la economía digital. Un panorama cambiante, exigente e innovador que no da tregua. Para tener éxito en un ecosistema como este, será necesario que el liderazgo milenial tenga en cuenta una serie de aspectos clave, como por ejemplo:

  • Poner al usuario en el centro de la estrategia de negocio y diseñar los productos y soluciones según sus necesidades.
  • Confeccionar un buen equipo, responsable del proyecto, que sepa colaborar y trabajar con metodologías ágiles.
  • Sentar las bases de una cultura corporativa sólida, ética y comprometida con el bienestar de los trabajadores.
  • Diseñar una estrategia de comunicación que vaya acorde con la cultura de la empresa y que sirva para mejorar tanto la relación entre los trabajadores como para llevar a cabo los proyectos con mayor agilidad.
  • Dedicar esfuerzos a abrir canales de comunicación con los usuarios y tener en cuenta que la relación con los clientes definirá en gran parte la imagen de la empresa.
  • Invertir en la implementación de estrategias de marketing digital innovadoras.
  • Facilitar una formación continua a los trabajadores y facilitar que puedan crecer con la empresa.
  • Estar en constante alerta para que la empresa pueda seguir innovando y apostando por las nuevas tecnologías y metodologías de trabajo.

No se sabe con exactitud cuál será el estado de la economía digital en 2030, pero lo que es seguro es que quién tendrá que liderarla son los nativos digitales. Estas personas que, además de dominar las nuevas tecnologías y tener una forma disruptiva de entender el trabajo en equipo y el liderazgo empresarial, serán los que romperán con las relaciones jerárquicas tradicionales que han existido desde los tiempos de la primera revolución industrial. ¿Qué puede hacer hasta entonces? Dejar que la generación milenial se abra paso en el mercado laboral y fomentar su creatividad y sus nuevas formas de entender el trabajo.

Fuente: IESB

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *