Las manufacturas y la disrupción de la tecnología

El sector empresarial de la manufactura es uno de los que se ha visto afectado por la disrupción de la tecnología y de la nueva normalidad, y no es un secreto que aquellas compañías que se adaptan al acelerado paso del cambio digital son las que sobreviven.

A continuación, se presentan cinco factores que tienen la capacidad de redefinir cómo será la fabricación en este sector en los próximos diez años, y tenerlos presentes puede ser una gran ayuda para realizar planes de acción que mitiguen parte de la incertidumbre:

Elaboración propia

Redacción INCP a partir de artículo publicado por Deloitte

Para más información consulte el artículo titulado “Navegando a través de la disrupción” publicado Deloitte.

Navegando a través de la disrupción

En la rápida transformación del futuro de la manufactura, los elementos que generan disrupción en las tendencias son la nueva normalidad y la acción dirigida puede nivelar el camino hacia el éxito.

Para los líderes de manufactura, el siglo XXI ha traído consigo un panorama operativo que combina patrones antiguos con nuevos factores que están afectando a la industria. Muchas empresas manufactureras que no han evolucionado están cerradas, mientras que las empresas nativas digitales están fabricando una gama de productos desde automóviles hasta teléfonos y mercados digitales. A principios de la década de 2020, parece que la única constante es un ritmo intensivo de disrupción y un llamado a los fabricantes para que reevalúen las estrategias y operaciones para prevalecer.

Deloitte ha identificado cinco factores que se espera que tengan un impacto en los fabricantes en los próximos 10 años

Cada uno varía en el horizonte temporal de su impacto potencial, la escala de disrupción que podría generar y el nivel de preparación que los fabricantes tienen para el impacto esperado. No obstante, los cinco podrían redefinir cómo será la fabricación para 2030.

Específicamente, los líderes de manufactura probablemente necesitarán comprender lo siguiente para diferenciarse:

  1. Las nuevas propiedades de los ciclos económicos y dónde los fabricantes podrían crear la mayor capacidad de resiliencia a los cambios futuros del mercado.
  2. El impacto de diferentes escenarios comerciales y arancelarios y la probabilidad de que los fabricantes comiencen a cambiar sus modelos operativos.
  3. El ritmo de disrupción que trae la digitalización, y las inversiones que los fabricantes pueden hacer para posicionarse mejor para tener éxito.
  4. El nivel de preparación para los cambios en la fuerza laboral provocado por la naturaleza cambiante del trabajo, el lugar de trabajo y el avance de las tecnologías.
  5. Los factores principales que pueden avanzar en la adopción de la electrificación en la manufactura y dónde los fabricantes deben enfocar sus esfuerzos en el corto plazo.

Tener en cuenta estos cinco factores y crear planes accionables para cada uno puede mitigar parte de la incertidumbre de los próximos años.

Las tendencias tecnológicas en manufactura no solo tienen la capacidad de racionalizar y crear eficiencias, sino que también tienen el potencial de interrumpir los métodos heredados.

Ver: Navigating disruption

Fuente: Deloitte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *