La tecnología como un elemento clave para la gestión del comercio exterior

La gestión del comercio exterior y su forma de operar debe ir de la mano con mayores avances en materia tecnológica. Así, se debe dar inicio a nuevos cuestionamientos sobre el tipo de tecnología e innovaciones necesarias para para su empresa. Las empresas tienen que analizar, proyectar y estudiar lo que la tecnología está aportando a los consumidores, adaptándose de este modo a la gestión del comercio exterior, tarea que vienen realizando con eficiencia las empresas chinas y estadounidenses, y en menor manera en las empresas europeas. De este modo, la toma de decisiones de las empresas se debe basar en métodos predictivos, permitiendo responder en tiempo y plazo a sus clientes. Vale resaltar que el trabajo en equipo y la externalización de servicios de una empresa logrará potencializarse con el uso de las nuevas tecnologías. 

Redacción INCP a partir del artículo publicado por MurciaEconomía.

Para mayor información, puede leer el artículo:” Buenos VIENTOS” de la fuente MurciaEconomía.

La introducción de la tecnología en la gestión del comercio exterior 

Que estamos en plena desarrollo tecnológico no hay ninguna duda. Un desarrollo tecnológico que debe ser incorporado a la gestión del comercio exterior y su forma de operar, en los mercados exteriores.

Es hora de empezar a cuestionarse qué tipo de tecnología, de innovación es necesaria incorporar a la empresa. Al hablar de la gestión del comercio exterior no me estoy refiriendo a la incorporación de la tecnología en el proceso productivo; sino a la incorporación de la tecnología en la gestión operativa del comercio exterior. En cómo deben relacionarse las empresas exportadoras con el mercado, con sus clientes internacionales y desarrollar nuevas estrategias basadas en la tecnología.

Es muy frecuente escuchar a los líderes de opinión en temas tecnológicos, que las empresas españolas y europeas son empresas del siglo XX operando en el siglo XXI. Al contrario que Estados Unidos y China que están dotando a sus empresas de una alta incorporación de tecnológica en su forma de operar en los mercados exteriores. Las empresas estadounidenses y chinas están ganando la batalla a las empresas europeas, lo que está suponiendo; una pérdida de la participación del comercio mundial por parte de las empresas europeas al no incorporar la tecnología, en su forma de interactuar con el mercado.

Las empresas tienen que analizar, estudiar y proyectar lo que la tecnología está aportando en los consumidores y saber adaptarlas a la gestión del comercio exterior. Si en los bienes de consumo es posible que un consumidor se diseñe su propio calzado o ropa ¿lo puede ser también en los bienes industriales? ¿Los Ceos se están planteando cómo va a afectar la tecnología 5G en su sector? ¿Van a poder aplicarlo? ¿Van a poder resolver problemas técnicos desde sus instalaciones? ¿Van a poder resolver dudas técnicas o de instalación sin horarios a través de un chat bot?

El futuro se presenta muy interesante donde la tecnología es el centro de toda actividad económica y donde debe incorporarse a las empresas “talento tecnológico”. Las tomas de decisiones se deben basar en métodos predictivos que permiten responder en tiempo y en plazo a los clientes.

Sea cuál sea el sector en el que se esté operando, es necesario reflexionar e investigar sobre la tecnología actual y sobre la que está por llegar para poder atender tecnológicamente los mercados exteriores, qué tecnología es la que se va a incorporar en las cinco áreas del comercio exterior: marketing, gestión financiera, gestión logística, gestión aduanera y gestión jurídica. No, no es muy complicado si se investiga en la tecnología aplicada a esas áreas y se van incorporando de manera regular en función de las prioridades de los mercados exteriores. Sin duda, también aparecerán nuevas actividades de consultoría y de asesoramiento como es la prestación de servicios de incorporación tecnológica a las empresas internacionalizadas. Estos consultores recomendarán la aplicación de las diferentes tecnologías existentes en las cinco áreas del comercio exterior.

La tecnología no solo afecta a la relación de las empresas con sus clientes sino que la propia organización interna de las empresas van a verse afectadas (se están viendo ya afectadas), en la retención o atracción de talento. El trabajo en equipo, la externalización de servicios se va a desarrollar mucho más que la tradicional presencia física en un mismo edificio, la organización jerárquica y estructura departamental.

Fuente: MurciaEconomía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *