La nueva norma de subcapitalización fue clarificada por la DIAN

La Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) aclaró a través del Concepto No. 8159 del 5 de abril de 2019, cuando pueden ser aplicables para contribuyentes colombianos las normas de subcapitalización para préstamos. Así se despejan dudas sobre el alcance de esta norma en la medida en que ,  con anterioridad, se presentaban discusiones acerca de lo que se creían se consideraban “deudas contraídas indirectamente” frente a la regla de subcapitalización con vinculados económicos.

La ley de Financiamiento realizó varias modificaciones al Artículo 118-1 del Estatuto Tributario (ET), con base a ello es a partir de la nueva norma, a partir del año gravable 2019, que los contribuyentes del Impuesto sobre la Renta además de complementarios podrían deducir los intereses por deudas adquiridas, cuando el monto total promedio de las mismas, no exceda la relación 2:1 del patrimonio líquido a 31 de diciembre del año inmediatamente anterior. Esto, con vinculados económicos, directa o indirectamente. A sí mismo, se debe recordar que la Ley de Financiamiento estableció que se sujetarán a la regla de subcapitalización los intereses por deudas, con los cuales se considere que el acreedor sustancial es una parte vinculada. De este modo, los créditos deben ser tenidos en cuenta para determinar de cara a los efectos de subcapitalización la proporción patrimonio-deuda.

En mencionado concepto la DIAN también considera que existe un crédito adquirido de modo indirecto con un vinculado económico, aunque las deudas que generan intereses se otorgan directamente por un no vinculado. Adicionalmente, en el Concepto No. 8159 se cree que el debe tener la capacidad de probar que el crédito no corresponde a una operación de endeudamiento con entidades vinculadas económicamente mediante un aval.

Redacción INCP a partir del artículo publicado por EY 

Para mayor información, puede leer el artículo:” La DIAN aclara el alcance de la nueva norma de subcapitalización”, de la fuente EY.

La DIAN aclara el alcance de la nueva norma de subcapitalización

Mediante el Concepto No. 8159 del 5 de abril de 2019, la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) aclaró cuándo resultan aplicables las normas de subcapitalización para préstamos otorgados a contribuyentes colombianos. Este concepto despeja dudas sobre el alcance de la norma, en la medida en que previamente había discusiones  sobre lo que se consideraban “deudas contraídas indirectamente” con vinculados económicos para efectos de la regla de subcapitalización.

Se debe tener en cuenta que la Ley de Financiamiento (Ley 1943 de 2018) hizo varias modificaciones al Artículo 118-1 del Estatuto Tributario (ET), disposición que regula la subcapitalización. Según la nueva norma, a partir del año gravable 2019 los contribuyentes del impuesto sobre la renta y complementarios solo podrán deducir los intereses generados por deudas adquiridas, directa o indirectamente, con vinculados económicos, cuando el monto total promedio de las mismas, no excedan la relación 2:1 del patrimonio líquido a 31 de diciembre del año inmediatamente anterior.

Adicionalmente, la Ley de Financiamiento estableció que se sujetarán a la regla de subcapitalización los intereses por deudas que, aunque adquiridas con terceros no relacionados, se considere que el acreedor sustancial es una parte vinculada, ya sea porque dicho vinculado (1) otorga un aval, (2) soporta la transacción mediante un back-to-back, o (3) es quien realmente actúa como acreedor en la operación. Por tanto, dichos créditos deben ser considerados para determinar la proporción deuda-patrimonio para efectos de subcapitalización.

En el Concepto No. 8159 la DIAN considera que existe un crédito adquirido indirectamente con un vinculado económico, en los casos en que aunque las deudas que generan intereses son otorgadas directamente por un no vinculado, quien finalmente realiza el desembolso de los recursos de dicho crédito es un vinculado económico del contribuyente colombiano, siendo dichos créditos sujetos a la norma de subcapitalización.

En relación con los créditos garantizados por vinculados económicos, la DIAN explicó que la limitación de la norma de subcapitalización no es aplicable en la medida en que el vinculado económico del deudor actúe meramente como garante del crédito en caso de incumplimiento del deudor frente al tercero no vinculado. Según el Concepto, en estos casos el garante no se consideraría sustancialmente el acreedor del crédito. Sin embargo, si el acreedor es un vinculado económico del deudor principal y/o del garante, será necesario aplicar el límite a la deducción de intereses por subcapitalización.

Adicionalmente, el Concepto No. 8159 resalta que el contribuyente debe estar en capacidad de probar, mediante certificación emitida por quien actúe como acreedor, que el crédito no corresponde a una operación de endeudamiento con entidades vinculadas económicamente mediante un aval, back-to-back o cualquier otra operación en donde las vinculadas actúe realmente como acreedoras.

Fuente: EY

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *