La importancia del control interno en su Pyme

Desde tiempos remotos el ser humano ha tenido la necesidad de controlar sus pertenencias, por lo que, de alguna manera, se tenían tipos de control para evitar, por ejemplo, desfalcos.

Hoy en día es necesario que las empresas establezcan un sistema de control interno en línea con sus operaciones, para mejorar la situación financiera, administrativa y fiscal. Esto incluye también a las pequeñas y medianas entidades (Pymes) las cuales deben velar por tener un control interno eficiente y efectivo. Es importante entender su importancia, definido de la siguiente forma por el Committee of Sponsoring Organizations of the Treadway: “Los controles internos corresponden al conjunto coordinado de actividades, métodos y medidas adoptadas por una empresa para salvaguardar sus activos, asegurar la exactitud y la fiabilidad de los datos contables y financieros y eficientar los procesos operativos”.

En general, podemos decir que las Pymes comparten casi siempre las mismas características, pudiendo citar algunas: En primer lugar, al estar administradas por sus propietarios, los responsables de la toma de decisiones son pocos y muchas veces no cuentan con una administración financiera A su vez, tienen una orientación empresarial, de innovación y acción. En tercer lugar, tienen relativamente pocos accionistas y con frecuencia guardan nexos familiares o de otro tipo entre ellos. Además, sus objetivos como empresa reflejan los objetivos personales del propietario. En quinto lugar, existen en todas las industrias y con frecuencia incursionan en varias líneas industriales. Y en sexta instancia, cuentan con una estructura organizacional horizontal y con pocos gerentes y un contacto estrecho entre el propietario administrador y el área operativa.

En la actualidad, las Pymes se encuentran en un entorno de constante competencia, el logro de ventajas competitivas es de gran importancia en el desarrollo de las empresas y contar con una estructura definida del control interno ayudará a alcanzar el éxito en las mismas. Toda empresa, sea familiar o no, deberá definir las política, métodos y procedimientos que ayuden a crear acciones para generar mecanismos de prevención y detección, con el fin de buscar la mejora continua en las áreas administrativas y contables para que la información sea veraz y confiable. En general, y aplicado a cualquier tipo de empresa, los principales alcances de un sistema bien estructurado de controles internos son: resguardar los recursos de la empresa o negocio evitando pérdidas por fraude o negligencia, así como detectar las desviaciones que se presenten en la empresa y que puedan afectar al cumplimiento de los objetivos de la organización, además de obtener fiabilidad e imparcialidad en la producción de informes financieros, proporcionar información oportuna y de fácil acceso, lo que permite la conducción eficiente y eficaz de los procesos de negocio, y asegurar el cumplimiento de los procesos internos y de las acciones en general a los objetivos de planificación estratégica.

Fuente: Gloria Rodríguez* – El Heraldo.  

*Gerente de Auditoría Deloitte Honduras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *