La economía circular transformando a las empresas

Desde los cambios que se viven en todos los aspectos del mercado y de los negocios gracias a la digitalización, al cambio en el ritmo de vida y a nuestra relación con el medio ambiente, se ha evidenciado que mantener la dinámica de la economía lineal que viene liderando por años ya no es sostenible ni social, ni económicamente, y mucho menos si se tiene en cuenta el balance ambiental de la Tierra. Ahora, la respuesta es la economía circular, que le da relevancia al concepto “recurso”.

Se han identificado tres tendencias globales que impulsan cada vez más este hecho: en primer lugar, la escasez de recursos provocada por su alta extracción para conseguir materias primas; en segunda instancia, las modificaciones en el comportamiento del consumidor gracias a las plataformas digitales, pues ahora busca una economía colaborativa con menos productos, pero con un servicio permanente y transparente con el medio ambiente. Finalmente, los avances tecnológicos, que han conseguido pasar del mantenimiento preventivo al predictivo y que posibilitan la monitorización planificada de recursos.

Las ventajas y beneficios que esta metamorfosis ofrece a las compañías son:

Redacción INCP a partir de artículo publicado por WeForum

Para más información consulte el artículo titulado “¿Es la economía circular una oportunidad para las empresas?” publicado por WeForum. 

¿Es la economía circular una oportunidad para las empresas? 

Si eres lector habitual de ecointeligencia, sabrás que a esta pregunta vamos a responder que sí.

Pero, ¿qué sucedería si reformulamos la pregunta de la siguiente manera?: ¿Las empresas van a sobrevivir operando con un modelo lineal? Tenemos evidencias de que el paradigma lineal basado en fabricar-usar-tirar es insostenible, por lo que todos, incluidas las empresas, antes o después vamos a optar por el modelo circular.

Sabemos que el mundo está llegando a su límite ecológico. Los recursos necesarios para mantener nuestro estilo de vida se están agotando rápidamente, por lo que la adictiva economía lineal no es sostenible en ninguna de sus 3 vertientes, ni desde el punto de vista económico, ni socialmente y, por supuesto, tampoco desde el balance medioambiental.

Así pues, la economía circular es una oportunidad atractiva y rentable para que organizaciones de cualquier tamaño puedan planificar sus procesos con el objetivo de desterrar para siempre de su vocabulario términos como basura, desperdicio, residuo, desecho, dando toda la relevancia al concepto de recurso.

Esta oportunidad se ve empujada por 3 tendencias globales que están incentivando a las organizaciones para transitar hacia el modelo circular. Estas son:

  1. Una cada vez mayor escasez de recursos

Una voraz demanda de materias primas ha provocado una progresiva escasez de los recursos, que se ha manifestado con una mayor volatilidad de sus precios en los mercados globales.

La degradación ambiental fruto de la extracción de estos recursos ha llevado a definir estándares ambientales más estrictos que aumentan el valor final de estas materias primas. Por ello, recuperar componentes de los productos, a través de métodos rentables, permite operar de manera sostenible a los negocios.

  1. Cambios en el comportamiento de los consumidores

En la actualidad observamos que los consumidores empiezan a preferir el acceso a los bienes en detrimento de su propiedad.

Esta circunstancia, apoyada en las plataformas digitales que han propiciado el desarrollo de la economía colaborativa, dan lugar a modelos de negocios basados en lo que se conoce como servitización, que requieren menos productos pero un servicio permanente.

Al mismo tiempo, una creciente demanda de transparencia y responsabilidad con el entorno, incentiva a aquellas empresas que son respetuosas con el medio ambiente y con su entorno social.

  1. Avances tecnológicos

La creciente digitalización y una incipiente transformación digital ha permitido cuestiones como pasar del mantenimiento preventivo al mantenimiento predictivo, a la monitorización planificada de procesos y componentes y a la reutilización (rentable) de los recursos.

Lo anterior, junto a la reducción de los tiempos de inactividad, propicia oportunidades para no desechar bienes y fomentar su reutilización.

A partir de estas tendencias, la economía circular ofrece importantes oportunidades, beneficios y ventajas para las empresas, tanto a corto plazo como a medio y largo plazo. Veamos las más relevantes:

A corto plazo

Reducción de costes de aprovisionamiento

Reutilizar los residuos como materias primas permite a las empresas reducir costes de producción y disminuir la dependencia de proveedores de suministro y eventualmente la volatilidad de precios de los insumos.

Todo esto puede permitir rebajar el precio final de los productos, lo que beneficia al consumidor y posiciona competitivamente a la empresa.

Reducción del impacto ambiental

Disminuir el consumo de materias primas conlleva, por ejemplo, una reducción de la huella de carbono y huella hídrica.

Ambos elementos resultan relevantes tanto para los reguladores nacionales y locales, cada vez más exigentes, como también para las mediciones de los índices internacionales, como es el caso del Dow Jones Sustainability Index.

A medio plazo

Fomento de la innovación

Para lograr un sistema de producción circular es necesario incorporar la innovación en prácticamente todos los procesos, desde el diseño hasta la gestión de los residuos.

De ahí que sea cada vez más frecuente que las empresas lancen concursos de ideas innovadoras en los que se incentivan la participación y creatividad de los trabajadores con el fin de obtener productos y servicios sostenibles.

Fortalecimiento de marca y una mejor relación con las distintas partes involucradas

Junto a lo anterior, la economía circular también abre oportunidades de establecer buenas conexiones con los grupos de interés (stakeholders).

Por ejemplo, las distintas gestiones propias de la economía circular permiten generar alianzas con proveedores locales, lo que incentiva la actividad económica en la zona.

Mejora de la reputación corporativa

La reducción de residuos propia del modelo circular minimiza y previene impactos al entorno lo que posiciona favorablemente a la organización frente a consumidores, la comunidad y las autoridades locales.

A largo plazo

Disminución del riesgo en el suministro y la operación

La economía circular propicia que las empresas sean menos vulnerables a la volatilidad de precios de las materias primas, aprovechando oportunidades para valorizar y vender subproductos a otras compañías.

También, el hecho de rediseñar y planificar los procesos desde un punto de vista circular permite mejorar la eficiencia operacional y generar valor desde el proceso y no sólo desde la venta.

Como vemos, existen motivos reales para que empresas y organizaciones se animen a iniciar la tan necesaria transición al modelo circular desde el lineal imperante.

Y ya no es cuestión únicamente de erigirnos en abanderados de lo verde o ecológico, es cuestión de ser rentables dentro un nuevo marco de trabajo sostenible y compatible con nuestra vida en el Planeta. 

Fuente: Weforum

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *