La auditoría remota

Los auditores son unos de los profesionales que se han visto afectados a causa de la covid-19 para llevar a completitud sus labores, por lo que a continuación se toman cinco temas a tener presentes para la auditoría remota:

Elaboración propia

Redacción INCP a partir de artículo publicado por Auditool

Para más información consulte el artículo titulado “Temas relevantes en la práctica de auditoría remota” publicado por Auditool.

Temas relevantes en la práctica de auditoría remota

Con la expansión de la pandemia del Covid – 19 y el consecuente confinamiento, las organizaciones están cerrando sus puertas y hacen que los empleados trabajen de forma remota. Esta situación representa un enorme desafío para los auditores, que se enfrentan a la necesidad de completar sus auditorías en proceso o cumplir con los plazos de los clientes para los estados financieros auditados y otros compromisos. A continuación, algunos temas para tener en cuenta en el ejercicio profesional de manera remota.

Evidencia

Al revisar las normas de auditoría, el énfasis está en “la evidencia que se requiere”, pero las actuales necesidades están en el “cómo se obtiene la evidencia”. Esto obliga a los auditores a ser creativos e innovadores al mismo tiempo que cumplen con las normas. No obstante, las limitaciones de alcance pueden afectar la capacidad del auditor para completar los procedimientos y el tipo de informe de auditoría que se va a emitir. En el entorno actual, los auditores pueden tener dificultades para acceder a los registros de los clientes, probar controles internos, observar inventarios, confirmar cuentas, obtener las previsiones de flujo de efectivo actualizadas necesarias para el deterioro, así como realizar procedimientos de eventos posteriores y obtener declaraciones de la gerencia y de los asesores legales. El uso de la tecnología (videoconferencias, grabaciones, evidencia digital, etc.) es útil en estas circunstancias

Riesgos

En el actual entorno, surgen nuevos riesgos que requieren evaluación y atención adicional de auditoría, incluyendo el tema de fraude, pérdidas de clientes, cambios en las cadenas de suministro y en los controles internos. A pesar de ello, los auditores deben mantener el escepticismo profesional y asegurarse de que la calidad de las pruebas de auditoría sigue siendo suficiente para reducir los riesgos generales de auditoría al nivel adecuado. No hay que descuidar los nuevos temas que surjan.

Control interno

Un tema que merece especial atención es que algunos de los controles internos existentes para la preparación de informes financieros pueden no estar funcionando. Es probable que los clientes estén procesando transacciones y preparando la información financiera de manera diferente porque las personas responsables de ellas no están en la oficina o los controles no pueden funcionar de la misma manera en el entorno actual. Puede haber nuevos riesgos que requieran cambios en los controles, aún pendientes de implementar o que aún no están funcionando eficazmente. Es posible que los auditores no puedan confiar en la eficacia de los controles internos como suelen hacerlo y en ese sentido, tengan que aumentar las pruebas sustantivas. Así mismo, los auditores deben probar los controles actuales para detectar declaraciones erróneas materiales en los estados financieros.

Temas contables

La situación actual hace que el auditor deba prestar especial atención a temas contables tales como el deterioro de activos tangibles e intangibles, la valoración de inversiones, instrumentos financieros y pérdidas de crédito, obligaciones financieras, arrendamientos, pasivos contingentes y reconocimiento de ingresos. El auditor debe cerciorarse que la administración tiene la habilidad para mantener el negocio en marcha y atender los requisitos de las normas contables aplicables en la jurisdicción donde opera la organización. De otra parte, los eventos posteriores relacionados con COVID-19 pueden requerir ajustes en los estados financieros y/o divulgaciones adicionales.

Plazos

Puede ser difícil para los auditores cumplir cabalmente con las normas de auditoría para emitir los informes de auditoría en ciertos plazos. Por ello es conveniente que los auditores debieran considerar un trabajo conjunto con sus clientes para obtener prórrogas de los plazos de ciertos reportes financieros, además de ayudarles a obtener exenciones u otras modificaciones de contratos de instituciones financieras, prestamistas y proveedores.

Los auditores deben prestar todo su concurso y emplear toda su recursividad y habilidad para procurar el cumplimiento de su labor con unos estándares mínimos de calidad y un celoso cumplimiento normativo.

Fuente: Auditool

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *