Informe con proyecciones económicas de la Ocde favorece al país

De acuerdo con el informe sobre perspectivas económicas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde), Colombia es un caso a resaltar entre la región, pues se prevé un crecimiento de 3.4 % para 2019. Crecimiento que se considera impulsado por el aumento de inversiones, las reformas fiscales y los proyectos de infraestructura. Así mismo, se proyecta que la tasa de desempleo, que actualmente está en 10.2 %, caerá.

La Ocde menciona cuáles son los mayores desafíos políticos a los que se enfrenta el país, los cuales incluyen la alta tasa de desigualdad y de informalidad.

Además, el informe hace una relación del estado económico de los países de la región, así como de otros países importantes del mundo, y qué factores determinan sus proyecciones.

Redacción INCP a partir de artículo publicado por La república 

Para más información consulte el artículo titulado Colombia es el que más crecerá en 2019 en la región según las proyecciones de la Ocdepublicado por Diario Occidente.

Colombia es el que más crecerá en 2019 en la región según las proyecciones de la Ocde

El último informe sobre perspectivas económicas publicado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde) mantuvo la proyección de crecimiento mundial en 2,9% (frente a las perspectivas de septiembre de 2019), pero las bajó considerablemente frente al 3,2% que había estimado en mayo de 2019. El ente atribuye la desaceleración económica mundial en gran medida a la guerra comercial entre Estados Unidos y China, claro está, sin omitir otros hechos de coyuntura como el brexit en Reino Unido o las protestas que se han tomado las calles de América Latina, afectando las economías de la región.

Se puede decir que Colombia es un caso excepcional en comparación a las economías de la región, pues la Ocde prevé que el crecimiento para 2019 se ubicará en 3,4%, manteniendo una senda de crecimiento sólida en los próximos dos años. Este indicador es el mayor de los otros tres países latinoamericanos que están en la base de datos de la Ocde: Chile (2,2%), Brasil (0,8%) y México (0,2%).

Sobre Colombia, el informe subraya que este crecimiento estará impulsado por el aumento en la inversión, las reformas fiscales y los ambiciosos proyectos de infraestructura. En concreto, un apartado del informe reza: “El crecimiento se mantendrá fuerte, respaldado por una mayor demanda interna. La inversión será un motor clave del crecimiento, ayudado por una menor carga fiscal y proyectos de infraestructura ambiciosos. Las bajas tasas de interés, la inflación dentro del objetivo del Banco Central y la disminución del desempleo respaldarán el consumo. El déficit de la cuenta corriente se ampliará en el contexto del crecimiento impulsado por la demanda y un desempeño de las exportaciones más débil”.

Francisco Giraldo, docente de Economía de la Universidad Externado de Colombia, considera que estos resultados se deben a un “optimismo demasiado fuerte sobre nuestra economía que creo que no es el real. Mientras que a nivel mundial los académicos prevén una recesión, las exportaciones colombianas no están bien y los precios de los commodities tampoco lo están, por lo que estos resultados para Colombia si bien a modo general son positivos, es importante revisarlos con profundidad”.

La Ocde resaltó que la tasa de desempleo que hoy se ubica en 10,2%, empezará a caer, así como que las bajas tasas de interés respaldarán el consumo. Entre los retos políticos que tiene Colombia, según la Ocde, está la alta tasa de desigualdad y la informalidad. Para 2020 prevén un crecimiento del PIB de 3,5%, mientras que para 2021 se ubicaría en 3,3%. Giraldo señaló que con la recesión mundial ya mencionada, “los precios de los commodities van a seguir bajando, por lo que las proyecciones caerían”.

En la región, Chile es el segundo que mejores proyecciones tiene con un crecimiento de 2,2%. Sin embargo, este dato de positivo no tiene mucho. Recordemos que Chile ya completó un mes de protestas tras el descontento de la clase media, lo que la Ocde atribuye como el principal para el recorte de proyecciones.

Jorge Sahd, director del Centro de Estudios Internacionales de la Universidad Católica de Chile, explicó que a pesar de los rezagos de las protestas, la economía chilena “ya mostraba signos de desaceleración, principalmente por efectos de la guerra comercial entre Estados Unidos y China y la falta de acuerdo político en reformas claves para la economía”.

Agregó que a largo plazo, “será clave cómo se encauza el acuerdo político sobre una nueva Constitución. En la medida que se prolongue la incertidumbre, la inversión tendrá una baja considerable en 2020. Será clave que el proceso que comienza con un plebiscito en abril se lleve por el rumbo correcto, alejado de populismos y promesas cortoplacistas”, señaló el académico.

En este informe Brasil salió bien librado, pues la Ocde mantuvo sus proyecciones de crecimiento en 0,8% debido a las reformas estructurales que está liderando Jair Bolsonaro, una de ellas, la reforma pensional.

Los que sí sufrieron un recorte en sus proyecciones fueron Argentina y México, debido a la recesión que sufre el primer país y a la guerra comercial que afecta a la segunda nación.

En las previsiones de la Ocde entregadas en mayo, el cálculo de crecimiento de la economía mexicana era de 1,6% para 2019, en septiembre se recortó a 0,5% (1,1 puntos menos) y ahora se reduce a 0,2%. En cuanto a Argentina, se profundizó el decrecimiento del país pues en mayo se calculaba una variación del PIB de -1,8%, en septiembre pasó a -2,7%, y ahora la cifra es de -3%.

Ignacio Martínez, coordinador del Lacen de la Universidad Nacional Autónoma de México, señaló que a pesar de lo que señala la Ocde, México se ha visto beneficiado por la guerra comercial. “Se ha beneficiado en el sector automotriz a raíz de que las exportaciones de ese sector aumentaron 7,5% en septiembre de 2019 con relación a 4,9% de septiembre de 2018”.

Estados Unidos sigue cayendo, mientras que China y Reino Unido se recuperan Para el cierre de 2019, la Ocde recortó las proyecciones de Estados Unidos un 0,1 punto porcentual (frente al dato de septiembre), situándola en 2,3%, además prevé que el crecimiento disminuya a 2% en 2020 y 2021. Por el contrario, en China subió 0,1 punto porcentual la variación del PIB a 6,2%. Sin embargo, la expansión en China situará su crecimiento en 5,5% para 2021. A Reino Unido también le fue bien en este reporte, pues las proyecciones subieron 0,2 puntos porcentuales, ubicándose en 1,2% para cierre de 2019.

Fuente: La republica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *