El futuro del trabajo en América Latina y el Caribe: ¿Cuáles son las ocupaciones y las habilidades emergentes más demandadas en la región?

La historia reciente sugiere que el mercado laboral seguirá sufriendo cambios importantes, y cada vez más rápidos, en la demanda de ocupaciones y habilidades. Por este motivo, es necesario establecer sistemas que permitan identificar cuáles son las competencias que requiere el mercado y dotar a las personas de las herramientas para que puedan navegar con éxito en este cambiante entorno laboral. Las nuevas tecnologías abren nuevas fuentes de información a partir de datos masivos o big data, que brindan la posibilidad de establecer “radares” para detectar, casi en tiempo real, las nuevas demandas de habilidades. Además, permiten generar herramientas para apoyar la transferencia de un trabajador entre una ocupación de origen y una de destino. El objetivo de este estudio es mostrar los cambios que están sufriendo los mercados laborales de la región en cuanto a demanda de ocupaciones y habilidades y demostrar el potencial de una herramienta que funciona como un GPS del mercado laboral y que da la oportunidad a los trabajadores de la región de detectar cuáles son las habilidades que le permitirán pasar de una ocupación en declive a otra emergente.

El cambio tecnológico está transformando profundamente las ocupaciones y las habilidades que requiere el mercado laboral en todo el mundo. Sin embargo, hasta ahora no existía evidencia sobre cómo se están dando estos cambios en América Latina y el Caribe, su intensidad, ni su ritmo de llegada. En esta tercera entrega de la serie El futuro del trabajo en América Latina y el Caribe se presentan nuevos datos acerca de la evolución de las ocupaciones y la demanda de habilidades en la región. Los datos, una combinación de fuentes tradicionales y nuevas fuentes a partir de datos masivos, indican que entre las ocupaciones que más crecen están las relacionadas con la economía digital (como especialistas en computación) o con servicios (como preparadores de alimentos), al mismo tiempo que aumenta la demanda de habilidades digitales avanzadas, como el manejo de herramientas de desarrollo web y de software, conocimientos de tecnologías de almacenamiento de datos o desarrollo de aplicaciones para móvil. Por el contrario, cae el empleo para directivos, operarios y trabajadores de reparación y mantenimiento, al igual que la demanda de habilidades para esos cargos, como las habilidades de gerencia.

Estos cambios están asociados al desarrollo tecnológico, lo que hace que disminuya el empleo en las ocupaciones más susceptibles de ser automatizadas, es decir, aquellas que más fácilmente pueden reemplazarse por la acción de las máquinas, como el trabajo de operarios. Pero, a diferencia de lo que ocurre en las economías más avanzadas, en la región no se detecta un crecimiento de la demanda de trabajadores con mayor nivel de educación, quizá porque la tecnología no ha penetrado a la misma velocidad. Tampoco se observa la polarización salarial que algunos estudios han mostrado en las economías avanzadas. Al contrario, los salarios relativos en las ocupaciones asociadas al conocimiento (como profesionales o directivos) han subido a un ritmo inferior al de las ocupaciones manuales, tales como personal en el cuidado de terceros o trabajadores de la construcción. De hecho, un creciente porcentaje de personas con estudios superiores no puede encontrar empleo como profesional y termina empleándose en otras ocupaciones, lo que reafirma la importancia de saber cuáles son las habilidades emergentes y más demandadas.

Ver: El futuro del trabajo en América Latina y el Caribe

Fuente: BID

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *