ERP: Migrar o no migrar (a la nube), esa es la cuestión

Los sistemas de planificación de recursos empresariales (ERP, por sus siglas en inglés) se han vuelto una herramienta de gestión crucial para las organizaciones; y, aunque sus beneficios no se ponen en duda, el interrogante actual gira en torno a su implementación en la nube, gracias a los muchos beneficios que esto supone.

A propósito del estudio –adelantado por la organización que promueve el uso de mejores prácticas para proporcionar seguridad en la computación en la nube, Cloud Security Alliance (CSA)– sobre los planes de migración a la nube del ERP de 200 empresas; conozca los beneficios (como escalabilidad o automatización de parches de seguridad), las principales preocupaciones de los jefes de tecnología para adelantar este procedimiento (movilización de datos sensibles y seguridad entre otros), y los errores de movilización que se han presentado en aquellas compañías que ya han migrado, en mayor o menor medida, sus datos sensibles a un sistema cloud.

Redacción INCP a partir del artículo publicado por Dealerworld

Para mayor información, puede revisar el artículo titulado “¿Mover ERP a la nube? Habrá que esperar”, de la fuente Dealerworld.

¿Mover ERP a la nube? Habrá que esperar

Las empresas se sienten atraídas por los sistemas ERP en la nube por su escalabilidad y la posibilidad de automatizar los parches de seguridad, pero los desafíos y las dificultades en el cumplimiento de la transferencia de los datos confidenciales a la nube siguen siendo una preocupación.

Al menos dos tercios de los negocios están planeando migrar a un sistema ERP (Enterprise Resource Planning) a la nube o ya lo han hecho, a pesar de que a muchos de ellos les preocupa la transferencia de los datos confidenciales, la seguridad y el cumplimiento normativo. Así lo afirma un estudio de Cloud Security Alliance (CSA), basado en una consulta realizada a 200 empresas sobre sus planes de migración de ERP.

Tan solo es una muestra de un mercado de gran potencial. Sin ir más lejos, se espera que en 2021 las empresas gastarán 30 billones de dólares en sistemas ERP Cloud y un total de 266 billones de dólares en todos los servicios Cloud públicos, según señala el informe El impacto del Cloud en el ERP de CSA.

Entre las razones que llevan a migrar los ERP a la nube destaca, en primer, lugar la escalabilidad como la más común entre ellas (citada por el 65 % de los consultados), seguida por un menor coste de la propiedad (61 %) y las ventajas de los parches y actualizaciones de seguridad por parte del proveedor (49 %).

Principales preocupaciones

La principal reflexión que hace pensar a las compañías al realizar esta migración a la nube es el tener que movilizar los datos sensibles, ya que esto supone una preocupación para el 65 % de los consultados. Según advierte CSA, las empresas tendrán que rediseñar sus sistemas para este entorno cloud, si quieren utilizar herramientas nativas de migración a la nube que brinden control de acceso y cifrado de los datos, tanto en reposo como en tránsito.

Ello impide obtener una carga rápida de trabajo en la nube y perpetúa los problemas existentes con los parches y los controles de acceso. Y, además, significa que las empresas que deseen mover sus sistemas ERP a la nube tienen más trabajo de diseño por delante que solo especificar los tipos de instancias de servidor y el almacenamiento que desean.

Por otro lado, está el tema de la seguridad, que preocupa al 59 % de los encuestados puesto que planteó problemas de seguridad, a pesar de que la seguridad en la nube puede ser una mejora con respecto a la de los sistemas locales. Según CSA, el desafío de seguridad para las empresas no es la nube en sí sino sus propias políticas, configuraciones y tecnologías. Por eso advierte de que el 95 % de las fallas de seguridad en la nube son culpa del cliente.

Pero, por lo general, las empresas confían en la seguridad de sus sistemas. El 51 % afirmó no haber tenido ningún incidente de seguridad relacionado con ERP en los dos años anteriores, mientras que el 44 % opina de forma más realista al decir que no sabía si había tenido alguno. Por su parte, el 5 % restante señaló haber tenido un promedio de 3,8 incidentes de seguridad durante los dos años anteriores.

Igualmente, la Cloud Security Alliance preguntó sobre los productos de seguridad que protegen sus sistemas de ERP en la nube a sus encuestados. Los más utilizados son: la gestión de la identidad y el acceso (en 68 % de ellos), los cortafuegos (en un 63 %), las evaluaciones de vulnerabilidad (un 62 %) y los sistemas de detección y prevención de intrusos – IDS / IPS (en un 59 %). Otras preocupaciones sobre la transferencia de ERP a la nube fueron los desafíos de cumplimiento (54 %), interrupciones en las operaciones comerciales causadas por el proceso de migración (47 %) y el tiempo necesario para migrar datos (46 %).

Errores de migración

El informe también indica que existen buenas razones para que las organizaciones estén preocupadas por los retrasos en la migración de datos; el 90 % de los CIO ya han experimentado proyectos de migración de datos que no salieron como estaban planeados, debido a la complejidad de pasar de on-premise al cloud. Sólo una cuarta parte cumplió con los plazos para dichas migraciones de datos, con una migración de datos promedio de 12 meses.

Esos plazos no cumplidos encierran dos áreas de preocupación para los CIO: la dificultad de estimar con precisión cuánto demorarán las migraciones de datos, y la cantidad de problemas inesperados que pueden encontrar en el camino.

Gran parte de los datos está terminando en Amazon Web Services, el destino para el 28 % de las empresas encuestadas, o en Microsoft Azure para el 25 %. Por su parte, la nube de SAP está recogiendo otro 14 %; IBM un 10 %; y Oracle el 8 %. Esto contrasta con los sistemas ERP utilizados por las empresas encuestadas, pues el 52 % de ellos utiliza SAP (que se eleva hasta el 70 % entre las empresas con 50.000 empleados o más).

Finalmente destaca que el ERP de Oracle se utiliza en un 36 % de estas empresas y Microsoft Dynamics en un 24 %, aumentando a un 50 % entre las empresas con menos de 5.000 empleados, una categoría que representa a la mitad de los encuestados.

Fuente: Dealerworld

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *