Empresas familiares al mercado bursátil mexicano e internacional

Para algunos empresarios es aspiracional que su compañía crezca y pueda ser listada en Bolsa, como lo hacen las grandes con su propio ticker: AC, ARCA CONTINENTAL, S.A.B. DE C.V.; ALFA, ALFA, S.A.B. DE C.V.; BIMBO, GRUPO BIMBO, S.A.B. DE C.V.; CEMEX, CEMEX, S.A.B. DE C.V.; FEMSA, FOMENTO ECONÓMICO MEXICANO, S.A.B. DE C.V.; GCARSO, GRUPO CARSO, S.A.B. DE C.V. entre otras.

El 8 de enero del 2019, el Diario Oficial de la Federación (DOF) publicó el estímulo fiscal que busca recompensar a los inversionistas y empresarios por utilizar los mercados públicos.

El estímulo tiene el objetivo de mejorar las condiciones fiscales para atraer empresas privadas e inversionistas al mercado bursátil representado en México por la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y la Bolsa Institucional de Valores (BIVA). 

La iniciativa fomenta:

  • A) La emisión de Bonos de deuda corporativa, permitiendo a empresas mexicanas financiarse a menores costos, y a inversionistas a contar con alternativas con rendimientos superiores a otros instrumentos. El DOF describe los estímulos fiscales a residentes en México, específicamente al artículo 166 del Impuesto sobre la Renta (ISR), por los intereses generados por bonos de empresas mexicanas, consistente a un crédito fiscal equivalente al 100 por ciento del impuesto, acreditable contra el ISR equivalente a la retención.
  • B) El listar Acciones, lo cual promueve que empresas familiares en México busquen al mercado de capitales como alternativa de capitalización para crecer. Para el inversionista, los beneficios fiscales contemplan a personas físicas y morales residentes en México y el extranjero. A los artículos 129 y 161 de la ley del ISR, aplicará una tasa del 10 por ciento del ISR a las ganancias obtenidas en mercados públicos, por la enajenación de acciones siempre que hayan sido emitidas en una oferta pública inicial (OPI).

Aún se está trabajando en detalles del decreto y existen condiciones para obtener los beneficios tales como el valor del capital contable, porcentaje a ser adquirido por un fideicomiso, y otras consideraciones.

Además, la realidad es que gran parte de los empresarios medianos en México desconocen el funcionamiento de los mercados públicos. Mientras que algunos ejecutivos sofisticados, ven al decreto como algo atractivo en ciertas condiciones. Por ejemplo, fondos de capital privado, anteriormente cuando vendían su participación en la Bolsa debían pagar hasta un 35 por ciento de ISR, mientras que un inversionista individual que compraba acciones pagaba solo 10 por ciento. Entonces hasta hoy para un fondo la Bolsa representaba una estrategia de salida más cara que una compraventa entre particulares.

Al entrar en vigor los estímulos descritos en el DOF, ahora un fondo de capital podrá listar empresas familiares en Bolsa y obtener una ganancia más alta, comparada con la venta de la empresa a un tercero.

Aún falta educar a empresarios sobre los beneficios de listar en Bolsa, así como de estar conscientes de los riesgos y oportunidades que representa. Es así como, al contar con condiciones fiscales favorables, mejores programas de educación de escuelas de negocios, y despachos de servicios: legales; de banca de inversión; y capital privado. Permitirá que en México existan más empresas sofisticadas que crezcan y no sólo se limiten a los mercados públicos en México, sino que también, aspiren a listarse en el extranjero como por ejemplo en Nueva York en el New York Stock Exchange (NYSE) donde Cemex, CX; Coca-Cola Femsa, (KOF); América Móvil, AMOV & AMX; Volaris, VLRS; y Fomento Económico Mexicano, FMX lo hacen. O bien en la Bolsa de Madrid donde Alfa, XALFA; Elektra, XEKT; Banorte, XNOR; TV Azteca, XTZA, entre otras, se dan a la tarea de cotizar y realizar emisiones de valores bursátiles.

Fuente: El Financiero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *