El protagonismo de la nube en el teletrabajo

Actualmente, el teletrabajo o trabajo remoto ha adquirido una gran relevancia para mantener la continuidad de las empresas, por lo que ha sido preciso revisar estrategias efectivas que permitan el correcto funcionamiento de los negocios. Es así que la nube ha corroborado su importancia, pues brinda claves y ventajas ante cualquier circunstancia, como:

Elaboración propia

Redacción INCP a partir de artículo publicado por El Economista

Para más información consulte el artículo titulado “Asegurar la continuidad del negocio gracias a la nube” publicado por El Economista.

Asegurar la continuidad del negocio gracias a la nube

En las últimas semanas, organizaciones de todo el mundo están poniendo toda su atención en seguir trabajando y asegurando la continuidad del negocio. Las herramientas de trabajo en remoto, comunicación y colaboración digital han sido temas centrales a la hora de abordar esta situación.

Es muy complicado predecir el impacto que eventos repentinos como la actual pandemia pueden tener en el funcionamiento de un negocio. Ser capaz de responder a situaciones inesperadas que pueden llegar a ejercer gran presión sobre un negocio se ha vuelto primordial. Ya sean empresas grandes o pequeñas, ninguna puede evitar verse afectada por medidas como el actual confinamiento y lo que esto supone para las organizaciones y sus empleados. Y más allá de los equipos internos, el impacto de estas medidas va más allá y está afectando a todo el ecosistema como puede ser la cadena de suministro o la propia red partners o socios comerciales.

La complicada situación actual está poniendo a prueba la capacidad de cualquier negocio de evaluar la efectividad operacional de la organización y prepararse antes de que cualquier incidente saque a relucir sus debilidades. El plan de continuidad de negocio ha cobrado más importancia que nunca, y se ha convertido en un arma fundamental para afrontar una situación como la que atravesamos ahora mismo. La definición por adelantado de las estrategias adecuadas, una correcta planificación y apoyo en la gestión operacional durante todo el proceso de implantación y uso resultarán en una experiencia de trabajo de gran calidad para los empleados. En este sentido, es importante destacar que no se trata de una responsabilidad exclusivamente del departamento de tecnología o sistemas, y aunque este plan esté respaldado por la propia tecnología, su estructura e implicación se extiende al resto de áreas de la empresa.

Sin duda, el trabajo en remoto está siendo una de las grandes preocupaciones a la hora de asegurar la continuidad de un negocio. Una estrategia de colaboración adecuada asegura la calidad del trabajo, permite mantener el ritmo de los procesos de negocio y promueve la adaptación, lo que es esencial para mantener la productividad de tu negocio. En momentos como este es cuando queda patente la necesidad de contar con estrategias de trabajo en remoto efectivas que permitan a los empleados estar conectados y a tu negocio seguir funcionando correctamente.

Ante este panorama de rápidos cambios y grandes dosis de incertidumbre, la nube se ha mostrado como un aliado infalible para que las empresas aseguren su continuidad. Por la propia virtualización inherente, la nube nos ofrece una disponibilidad mejorada. Ya sea porque haya un fallo de hardware o porque un trabajador no tenga acceso al mismo, los sistemas y aplicaciones estarán siempre disponibles para cualquiera que lo necesite y desde dónde lo necesite. Esto favorece la productividad de la organización al asegurar que un negocio esté siempre operativo.

4 claves que la nube proporciona al trabajo en remoto

  • Total disponibilidad: sistemas y aplicaciones siempre disponibles desde cualquier lugar.
  • Mayor agilidad: almacenar y compartir contenidos de manera fácil y sencilla.
  • Colaboración mejorada: favorece la productividad, la creatividad y la innovación.
  • Mayor eficiencia: sistemas que escalan para adaptarse a las necesidades

Al mismo tiempo, la nube hace que sea más rápido y sencillo almacenar y compartir datos y contenidos, lo que agilizará los procesos de negocio de la organización, favorecerá la colaboración para un rendimiento mejorado e impulsará la creatividad e innovación. Al ser también fácilmente escalable, la nube permite redimensionar la infraestructura de una manera rápida y efectiva para dar respuesta a las necesidades que surgen en cada momento.

Estas son algunas de las claves que están haciendo a las empresas decantarse por modelos cloud. Sin ir más lejos, en la actual situación la nube está permitiendo a muchas empresas ofrecer a sus empleados nuevas experiencias de trabajo que se adaptan a una nueva realidad y que minimizan el impacto en la productividad y funcionamiento de un negocio.

Fuente: El Economista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *