El legado de la crisis: las organizaciones pueden salir más fuertes después del covid-19

Los tiempos de crisis ofrecen oportunidades únicas en pro de un cambio radical. Con frecuencia, esto sucede por necesidad, pero una crisis también da muchas lecciones valiosas. La crisis global que la pandemia de covid-19 ha ocasionado no es distinta.

Aunque muchas empresas siguen reaccionando y afrontando los desafíos inmediatos que el covid-19 ha planteado, la atención se está dirigiendo hacia las secuelas y la recuperación, y hacia las implicaciones estratégicas a largo plazo. Muchos de los cambios que las empresas están haciendo ahora no tendrán marcha atrás después del covid-19. Las organizaciones están en proceso de tener que adaptar sus operaciones y modelos de negocio con el fin de tener en cuenta los cambios en las cadenas de suministro y en las prácticas de trabajo, así como las costumbres, necesidades y expectativas transformadas de las partes interesadas.

Con el fin de analizar el impacto del covid-19 en las empresas y las organizaciones del sector público a nivel global, el Comité de PAIB (Comité de Contadores Profesionales en Empresas, por sus siglas en inglés) se reunió de virtualmente en mayo con el fin de tratar temas sobre aprendizaje y oportunidades importantes y, a la vez, analizar el modo en que la situación actual está afectando la manera en que las PAO (organizaciones profesionales de contaduría, por sus siglas en inglés) apoyan a sus miembros que son PAIB y logran que participen.

Entre los datos concluyentes clave a partir de la cuestión tratada, tenemos:

Las organizaciones se han adaptado rápidamente a las operaciones a distancia

La pandemia ha acelerado aún más el ritmo de la disrupción digital. Las medidas de confinamiento o de quedarse en casa impuestas alrededor del mundo han obligado a muchas organizaciones a funcionar a distancia y a hacer ajustes en los últimos dos meses que no se consideraban posibles de lograr previamente en un espacio de tiempo tan corto.

En el sector de servicios de atención médica, por ejemplo, las consultas por Internet, en lugar de las visitas presenciales al doctor, se han convertido en realidad.

El teletrabajo se podría convertir en la normalidad para las organizaciones, especialmente a medida que piensan en controlar costos, y en aquellas industrias en las que los empleados pueden ser igualmente productivos trabajando fuera de una oficina. Es probable que haya impacto en la demanda de locales comerciales después de la crisis.

Las organizaciones están acudiendo a sus contadores y departamentos financieros como profesionales de confianza, en busca de orientación a la hora de sortear la crisis y sus implicaciones económicas.

Las habilidades fundamentales y el dominio de conocimientos tradicionales de los contadores en torno a la gestión financiera están en alta demanda, tales como la evaluación de riesgos (por ejemplo, el riesgo de crédito, el riesgo de mercado, etc.), el pronóstico de flujos de efectivo, la gestión de costos, el análisis de situaciones hipotéticas y el apoyo a la toma de decisiones. La formulación de pronósticos es especialmente vital a medida que el enfoque cambia desde las consideraciones a corto plazo hacia las consideraciones a más largo plazo.

Los departamentos financieros y contables están incorporando nuevas prácticas y procedimientos y revisando los mecanismos de tercerización que se han llevado al límite en algunos casos debido a los confinamientos en otras jurisdicciones. También están quedando obligados a aplicar sus habilidades en campos no tradicionales tales como la logística, la gestión de la cadena de suministro, la entrega de información sobre inventarios y utilización, la búsqueda de equipos de protección individual y demás productos (mientras se garantiza una gobernanza, unos controles y unos procesos adecuados dentro de las tareas de adquisición y contratación) y la gestión de relaciones con nuevos proveedores y fabricantes locales. Muchas empresas y organizaciones del sector público están destinando al personal de otra manera con el fin de dar apoyo temporalmente en campos de vanguardia.

“Las empresas tienen que volver al camino de la rentabilidad, pero, al mismo tiempo, analizar cómo serán sostenibles y crearán y preservarán valor para diferentes partes interesadas”.

En la industria manufacturera, en que la crisis ha expuesto la fragilidad de las cadenas de suministro, las organizaciones están analizando cómo gestionan las cadenas de suministro fundamentales en el futuro, lo cual incluye considerar opciones de repatriar operaciones comerciales. El departamento financiero puede desempeñar un papel a la hora de evaluar una propuesta de negocio para ciertas opciones utilizando criterios financieros y no financieros adecuados.

La importancia de un sólido liderazgo y de una comunicación periódica no se puede exagerar

Los líderes empresariales ahora se están ocupando de la gestión del cambio, la cual, en sí misma, es difícil en el mejor de los momentos, junto con la gestión de crisis. A la hora de dar respuesta, los líderes están:

  • Garantizando una comunicación más periódica y frecuente con los departamentos dándole preferencia al hecho de comunicar de más para mantener a la organización completamente informada y, a la vez, verificar el bienestar del personal. Esto es especialmente importante cuando los departamentos están trabajando a distancia.
  • Centrando la comunicación y las medidas en lo que es importante y en lo que más tiene relevancia. Un mensaje clave de un miembro: “No compliquemos más las cosas de lo que ya están.”
  • Centrándose en las prioridades de negocios durante toda la crisis. Quienes tenían una estrategia clara antes de la crisis están en mayor capacidad de tomar decisiones difíciles y necesarias muy rápidamente a medida que las prioridades de negocio subyacentes se entienden con claridad.
  • Revisando si los marcos de gestión de riesgos y de control interno pertenecientes a la organización son adecuados para sus fines de identificar y evaluar el riesgo con claridad y afrontar mejor la incertidumbre.

Para los directores financieros, su función de copilotos en una organización es cada vez más importante, especialmente a medida que las empresas redefinen su objeto social tras la crisis y revisan sus modelos de negocio y funcionamiento.

“Como copilotos, los directores financieros tienen un papel decisivo al trabajar en alianza con los directivos para tomar decisiones difíciles sobre negocios, ayudar a sortear la crisis y facilitar un cambio necesario para garantizar la capacidad de adaptación y resistencia del negocio a largo plazo”.

Las juntas directivas le están dando más vueltas a la manera en que pueden establecer un equilibrio entre el desempeño a corto plazo para los accionistas y la responsabilidad empresarial y la creación de valor para los demás. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) seguirán siendo un importante foco de atención para las empresas que aportan al desarrollo sostenible. El papel del negocio es especialmente importante en aquellos países en los que el gobierno no tiene los recursos para apoyar completamente las economías y satisfacer las necesidades sociales, por ejemplo, en lo que respecta a apoyar causas nacionales. El establecimiento de alianzas públicoprivadas es de vital importancia para cerrar las brechas y afrontar las inherentes limitaciones que los gobiernos tienen en sus mecanismos de respuesta a los retos que supone el covid-19; los negocios tienen que seguir redoblando esfuerzos. Por ejemplo, es inevitable que las empresas tengan que hacer despidos por falta de trabajo, pero es importante que piensen en el mercado laboral en su conjunto y analicen la forma en que pueden crear nuevos campos de crecimiento para compensar.

Consideraciones importantes para los PAIB a la hora de sortear el covid-19

Implicaciones en las PAO
El covid-19 ha obligado a las PAO a ser más innovadoras en la manera en que dan apoyo a sus miembros, lo cual incluye exámenes por Internet, eventos y conferencias virtuales, hacer que los miembros participen, al igual que otras partes interesadas importantes, mediante actividades virtuales tales como reuniones con entes de reglamentación. El covid-19 tiene un gran impacto en los miembros que trabajan en pequeñas y medianas empresas (pymes) o en aquellos que asesoran a las pymes. La encuesta global sobre el covid-19 que realizó la ACCA, con más de 10.000 respuestas, mostró que alrededor de 50 % de las pymes no tenía en marcha un plan de continuidad del negocio antes de la pandemia. Y para muchas organizaciones que sí lo tenían, el plan no abordaba muchos de los riesgos en general que surgieron como consecuencia del covid-19. Muchas PAO se han convertido en el lugar a donde hay que ir para dar apoyo y defender intereses en nombre de las pymes. Entre los aspectos clave en defensa de intereses de forma más amplia, se incluyen los siguientes: Con los gobiernos para garantizar el acceso oportuno a estímulos y mecanismos de apoyo y protección tributaria y de nómina. Con los entes de reglamentación sobre asuntos relacionados con entrega de información a revelar, lo cual incluye fechas límite para presentación de información, y auditoría (lo cual incluye el acceso presencial para cumplir con los procedimientos de auditoría) Fomentar una recuperación ecológica y sostenible, unos modelos de negocio y funcionamiento más sostenibles (que no se centren solamente en el lucro) e impacto social, incluso mediante un continuo enfoque en los ODS. Al reconocer la desafiante situación en que muchos miembros están, muchas PAO han adoptado el principio de dar prioridad a los miembros suministrando fuentes de información, eventos y ofreciendo una moratoria en los pagos de cuotas atrasadas por parte de los miembros. La profesión contable debe aprovechar las oportunidades que surgen de esta crisis actual con el fin de crear un impacto positivo y de ayudar a construir organizaciones más sólidas y una profesión más sólida.

Por Sanjay Rughani – IFAC. Traducción INCP

Sanjay Rughani es el presidente del Grupo Consultivo de Contadores Profesionales en Empresas de la IFAC, después de que lo postuló en junio de 2015 la ACCA (Asociación de Contadores Públicos Colegiados, por sus siglas en inglés). El Sr. Rughani es el director ejecutivo del Standard Chartered Bank (SCB) en Tanzania. Entró a trabajar al Standard Chartered Bank en 1999 y ha ocupado diferentes cargos importantes dentro del banco, tales como Jefe Interino de Servicios Compartidos Globales (FSSC), Jefe de Operaciones Financieras y Gestión del Cambio en África, Director Ejecutivo del departamento Financiero para Ghana y Director Financiero del Área (Ghana, Gambia, Sierra Leona y Costa de Marfil), Director Ejecutivo del departamento Financiero para SCB Tanzania y Gerente Financiero Regional para África afincado fuera de Londres, Reino Unido. Entre las credenciales y los títulos profesionales del Sr. Rughani, se incluye el de Contador Certificado por intermedio de la NBAA (Junta Nacional de Contadores y Auditores, por sus siglas en inglés) de Tanzania, miembro de la ACCA, Maestría de Administración de Empresas en Finanzas, miembro distinguido del IIM (Instituto de Gestión de la Información, por sus siglas en inglés) de África (Nigeria), posgrado de Gerencia en Desarrollo de Recursos Humanos y un título universitario de Comercio. También es capacitador y patrocinador del programa de VIH y SIDA perteneciente al Standard Chartered Bank. Apoya y es un entusiasta de las iniciativas que aumentan la capacidad para los profesionales de las finanzas y la capacidad humana, especialmente en África. Aparte de su cargo en el Grupo Consultivo de Contadores Profesionales en Empresas de la IFAC, entre los diferentes cargos de representación de gobierno del Sr. Rughani, se incluyen los siguientes: Presidente de la Mesa Redonda de Directores Ejecutivos de Tanzania, Vicepresidente de la TBA (Asociación de Banqueros de Tanzania, por sus siglas en inglés), Directivo Independiente de la TPSF (Fundación para el Sector Privado de Tanzania, por sus siglas en inglés), Miembro Ejecutivo del TNBC (Consejo Nacional de Negocios de Tanzania, por sus siglas en inglés), miembro del Consejo de Benefactores del Fondo de Donaciones de la Universidad de Dodoma y Directivo Independiente de la ATE (asociación de empleadores tanzanos, por sus siglas en inglés). Entre sus compromisos pasados, se incluyen los siguientes: miembro fundador del foro de FSSC en Kenia, Directivo Independiente del Standard Chartered Bank de Uganda, Expresidente de la GBCA (Coalición Empresarial de Ghana contra el VIH y el SIDA, por sus siglas en inglés) y Expresidente de la Lincoln Community School (una escuela unitaria internacional estadounidense en Ghana). De nacionalidad tanzana, el Sr. Rughani está casado y tiene dos hijos.

“Este documento titulado “El legado de la crisis: las organizaciones pueden salir más fuertes después del covid-19” que la International Federation of Accountants (IFAC) publicó en inglés en junio de 2020, lo ha traducido al español el Instituto Nacional de Contadores Públicos de Colombia (INCP) en julio de 2020 y se utiliza con permiso de la IFAC. El texto aprobado de todas las publicaciones de la IFAC es aquel que la IFAC publique en lengua inglesa. La IFAC no asume responsabilidad por la exactitud y completitud de la traducción ni por ninguna medida que se tome como consecuencia de lo anterior.

Texto en inglés del documento titulado “El legado de la crisis: Las organizaciones pueden salir más fuertes después del covid-19” © 2020 cuyo autor es la IFAC. Todos los derechos reservados.

Texto en español del documento titulado “El legado de la crisis: Las organizaciones pueden salir más fuertes después del covid-19” © 2020 cuyo autor es la IFAC. Todos los derechos reservados.

Título original: “Crisis Legacy: Organizations Can Emerge Stronger from COVID-19”.

Póngase en contacto con [email protected] con el fin de solicitar permiso para reproducir, almacenar, transmitir o darle otros usos similares a este documento”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *