El contador público como eje del crecimiento empresarial

En el ámbito empresarial, los contadores públicos suelen ser vistos como profesionales que se encargan de labores muy puntuales: los preparadores de información para el conocimiento de la dirección, los socios, los entes de control y demás partes interesadas. Sin embargo, debemos decir que el rol del contador es mucho más trascendental, ya que este profesional asume responsabilidades de índole administrativa, fiscal, social y penal, convirtiéndose en un eje central de la infraestructura administrativa de las organizaciones y de la sociedad.

En el ámbito administrativo, el apoyo y la asesoría contable son fundamentales porque crean una sinergia que impulsa las actividades estratégicas y financieras. Los contadores públicos, además de conocer las habilidades propias de su disciplina, tienen una visión integral de las organizaciones, por lo que su apoyo a la administración es clave, por ejemplo, para identificar qué actividades son rentables y cuáles no. La visión integral de los negocios que poseen los contadores los convierte en pieza clave a la hora de realizar una planeación financiera, elaborar presupuestos, proyecciones y/o contemplar escenarios futuros, dado que otorgan las herramientas que permitirán delinear mejor los desafíos futuros.

Desde un punto de vista más amplio, el valor agregado de la información preparada por los profesionales de la contabilidad se va incrementando a medida que nos alejamos del nivel organizacional y observamos el flujo de la información de modo vertical. Los informes, estados financieros, registros contables y demás información preparada por un contador, además de servir para fines internos específicos, permiten a las entidades de control hacer una fiscalización sobre las actividades desarrolladas por las organizaciones. Vista así, la labor contable adquiere una responsabilidad social que es indispensable para el control de actividades fraudulentas y de corrupción, no solo a nivel empresarial sino a nivel de las entidades de gobierno. Los contadores públicos son proveedores de confianza, tanto en su rol de preparadores de la información como en su rol de aseguradores. Por ejemplo, al reflejar la realidad económica de una unidad productiva en periodos de tiempo definidos, la información puede ser contrastada y proyectada, convirtiéndose en un insumo fundamental para la toma de decisiones a nivel interno (la administración) y externo (los posibles inversores nacionales o extranjeros que busquen una opción fiable para invertir capital en entidades colombianas).

Es necesario comprender que el valor del contador público debe partir del reconocimiento de su preparación y desempeño (capacidad y competencia) en tareas diversas y complejas que solo pueden ser ejercidas idóneamente por él y que representan un gran apoyo para la dirección, en cuanto transforman datos de diferentes fuentes en información en fuente de conocimiento. Por su parte, corresponde al contador demostrar que posee conocimiento de los diferentes tipos de organizaciones y sectores, al momento de ser contratado para ejercer una asesoría, teniendo en cuenta el tamaño y realidad de cada ente económico, conservando una transversalidad con todas las áreas de la organización, contribuyendo activamente con la definición y direccionamiento de los planes estratégicos que hacen posible el crecimiento de las empresas.

Sin duda, el escenario actual de los profesionales contables en el país refleja una labor pendiente para quienes constantemente analizan sus oportunidades de mejora, aquellos que aspiran dar un nivel de servicio orientado a la excelencia, motivados por alcanzar un reconocimiento de una profesión que basa su actuar en la ética, la responsabilidad, la disposición y el amor por lo que hacen y representan los contadores; por una profesión que cuente con responsabilidades claramente definidas y reglamentadas y que no entre en conflicto con las labores de la administración, sino que −por el contrario− continúe fortaleciendo los lazos del trabajo conjunto para llevar a las organizaciones a conseguir sus objetivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *