Discurso – señor Ministro de Comercio Industria y Turismo, doctor José Manuel Restrepo – 10-02-2020 (Trascripción Textual)

“En medio de una sesión tan importante, me complace mucho el estar aquí con ustedes.

En primer lugar, quisiera muy especialmente celebrar la presencia de todos y cada uno, naturalmente si me invitan a esta sesión, al Consejo Técnico de la Contaduría Pública; al doctor Wilmar Franco, aquí presente, como cabeza de la misma; al doctor Carlos Molano; al doctor Leonardo Varón; a nuestro nuevo posesionado, doctor Jesús María Peña; también a Natalia, directora de Regulación del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo; saludo también al señor rector de la Universidad Gran Colombia, recientemente posesionado según me contaban algunos de los miembros de su consejo superior; me complace mucho tener en este escenario al señor rector del CESA, gran amigo, doctor Marco Fidel Rocha; a todos los presidentes de los comités técnicos, asesores del Consejo y todos los contadores públicos.

Lo primero que me parece importante decir, es resaltar la presencia de una mujer, tendría que haber también presencia de una mujer en el Consejo Técnico de la Contaduría Pública; hay presencia en el Ministerio de Comercio, pero no en el Consejo Técnico de la Contaduría Pública. No se nota en la representatividad de los presentes la participación de las mujeres,  es un llamado de atención muy importante.

También quiero unirme a lo que va a ser –seguramente– celebración, un homenaje a todos y cada uno de los aquí presentes, y hacerlo por su conducto, a todos los actores de la contaduría pública de nuestro país. Hablábamos sobre este evento, y quise explícitamente hacerme presente, no sé si sea común, si sea histórico, pero estoy aquí complacido de esta oportunidad, la primera vez, y creo que es importante presentar algunos temas para esta conversación:

Este evento, y no me refiero a la reunión, me refiero a esta toma de posesión o juramento, o como se le quiera llamar,  al rol que hace el Consejo Técnico de la Contaduría Pública, creo que es uno muy importante para el país  porque lo es para su sector empresarial. Cuando hay sector empresarial vivo, activo, que se mueve, que crea, que innova, pues existe la posibilidad también de que al país le vaya mejor.

Es, sin duda, un evento importante para la Contaduría Pública de nuestra nación y  relevante para el país, por lo que quise estar aquí porque –finalmente– la base  central sobre la cual estamos construyendo nuestra política de desarrollo empresarial es el tema del emprendimiento y de la legalidad, y lo que ustedes hacen, todos ustedes, es contribuir al emprendimiento y contribuir a la legalidad; y esto no sería importante si no fuera a través del emprendimiento y la legalidad que se construye vida. Luego, indirectamente, cada uno de ustedes construye con su trabajo en esa equidad, en esa posibilidad de generación de empleo, en esa oportunidad de respuesta a las necesidades y a las preocupaciones del tema medioambiental, en esa urgencia de dar oportunidades a todos a través de la dinámica productiva de un país.

Y digo que contribuyen a la legalidad porque la tarea que se desarrolla desde el Consejo, desde la actividad propia del contador público es una tarea que está propiamente relacionada con seguridad jurídica, que es un requisito sin ecuánime para que haya desarrollo empresarial, está directamente relacionado con la construcción de la transparencia. Cuando ya hablamos de calidad en la puesta del Plan Nacional de Desarrollo, nos referimos explícitamente a esa dimensión de lo ético, de la responsabilidad social, ¿por qué no?, de la confiabilidad, de la manera como opera una organización, una empresa, de sus cifras,  su información,  las actuaciones y  sus modelos de gobierno.

Ahora, alguien podría decir… está aquí porque es una entidad adscrita al Ministerio. Creo que es más que eso, es una entidad adscrita al Ministerio que contribuye hondamente al Plan Nacional de Desarrollo propuesto en emprendimiento y en legalidad, como lo señalaba anteriormente, y creo que también anima la dinámica empresarial. Si pienso en lograr un desarrollo empresarial productivo, que ha sido la apuesta sobre la que estamos caminando en este sector, eso se lo da la información veraz, la información oportuna, la información confiable; sin ello no hay empresa, mucho menos, productividad y muchísimo menos, competitividad.

Así que la tarea de ustedes, de una manera rápida, contribuye en gran parte a los cinco elementos que hemos puesto en nuestra política de desarrollo empresarial productiva o desarrollo empresarial productivo, que tiene cinco elementos, como los cinco dedos de la mano:

Primero, promover productividad. Productividad significa producir más, producir mejor, y para producir más y mejor se necesita empresa confiable, se necesita información veraz y oportuna.

Segundo, competitividad, promover la competitividad si hay esfuerzos como los que hace el Consejo Técnico de la Contaduría, y los contadores en general en el país.  Como dije antes, seguridad jurídica, es un requisito sin ecuánime para que seamos más competitivos.

Tercer lugar, promover el emprendimiento. Es imposible promover empresa sin tener un acompañamiento de este sector y creo que, entre otros, además tenemos una gran responsabilidad en madurar en temas de educación financiera para el emprendimiento, y eso incluye los temas contables, por lo que hay que profundizar en esa materia.

Cuarto lugar, promover la inversión. Cómo voy a promover la inversión si no tengo seguridad jurídica, si no tengo confiabilidad, si mis normas no están actualizadas a la realidad del mundo de hoy. Se necesita esto para ese cuarto capítulo. 

Y quinto, nuevas fuentes de crecimiento de largo plazo en el país, más vocación exportadora, más inversión, más desarrollo de industrias y de turismo.

Todos esos sectores de la economía requieren de los esfuerzos que ustedes están desarrollando a diario, y en estricto está la concepción de la equidad y creo que también aquí hay una tarea que contribuye a la equidad, por lo menos en dos sentidos: el primero de ellos, porque nosotros tenemos la firme convicción, obligación y responsabilidad que, desde su trabajo y  el nuestro, fortalezcamos esa parte del tejido empresarial tan importante de un país.

¿Cuál es su microempresa? Hoy la microempresa y la pequeña empresa puede representar 90 % del tejido empresarial de una nación, y tenemos la firme convicción de que en todas las estancias, entidades adscritas y vinculadas de este sector casi que debiésemos tener como un norte central: promover más a la microempresa. No podemos aislarla, no podemos agobiarla, porque terminamos simplemente excluyendo la formalidad del sector empresarial y construyendo más informalidad, y ahí voy a señalar un asunto que considero importante y que contribuye también a la tarea de la equidad porque el mundo de hoy tiene en cuenta el discurso del Times, y el discurso es recurrente; por ejemplo, en julio del año pasado, en Estados Unidos  decían un sector empresarial que piense en la relación con sus proveedores, que forme cadenas de valor y desarrolle proveedores, ¿cómo se logra un sector empresarial más conectado con darle valor agregado a los clientes? ¿Cómo se logra un sector más consciente del impacto del medio ambiente? ¿Cómo se logra un sector más involucrado en lo social? ¿Cómo se consigue un sector empresarial que en verdad entienda esto que ha denominado? Que a fin de cuenta también los convoca a ustedes.

Ustedes no pueden ser ajenos a estas nuevas realidades del mundo empresarial. Si no, quedamos en el pasado, y aquí hay que empezar a construir la cuarta revolución industrial y hay que empezar a visualizar lo que esto significa, cómo se pueden involucrar temas de tecnología. ¿Cómo podemos hacer uso de Internet en el sector? ¿Cómo podemos mejorar nuestro relacionamiento con la inteligencia artificial? Ya le dimos vida al Centro de Revolución Industrial, ahora quiero ver al Consejo Técnico vinculado con el Centro de Desarrollo Industrial de Medellín y pensar a largo plazo.

No nos vamos a quedar pensando en el pasado, debe ser pensando hacia adelante. La política pública debe ir más rápido que el desarrollo del sector empresarial y no al contrario, porque terminamos las empresas en el ascensor y las políticas públicas en las escaleras y eso no puede suceder porque nos quedamos atrás.

Eso significa ir pensando, estar en la realidad de los cambios aun en nuestro propio sector particular.

Creo que lo que viene a continuación cumple un gran reto, un reto que está íntimamente ligado a ese manifiesto de trabajo o a esta nueva lógica de las empresas del tema de lo que el anterior pontífice llamaba el aggiornamento del Código de Ética de los Contadores, y llegó el momento de hacer una discusión sobre esto. Hay que hacer una discusión a profundidad sobre la Ley 43 de 1990, ver qué vacíos quedan y cómo se puede complementar, cómo se pueden hacer correcciones para que la política pública implemente esta nueva discusión.

Se presentan retos también en el compromiso social y ambiental, lo que significa el reto de pensar una política pública de auditoría de cumplimiento en temas ambientales y sociales. Si verdaderamente tenemos un sector empresarial más consciente en un escenario y modelo económico más consciente, la política pública en temas de auditoría tiene que evolucionar: tenemos un reto por delante.

Creo que tenemos un tercer reto y es cómo desde la tarea del Consejo Técnico de la Contaduría se contribuye a la formalización. Este no es un tema menor, es el tema central, por el cual nosotros no podemos seguir dejando a un lado, adelante o atrás, a una cantidad de desarrollo de emprendimientos de empresarialidad que prefieren quedarse en la informalidad porque es más sencilla, porque es más simple, ni siquiera es porque paguen más o trabajen menos, es porque es más simple, y eso va en línea perfectamente con la reciente formalización. Formulamos recientemente un enfoque que define tres propósitos de la formalidad. Los costos: no son solamente en tema de dinero, son también de trámites, de trabas, de exceso de normativas que hacen difícil la vida del empresario. En segundo lugar, cómo generar más beneficios para ese sector que transita a la formalización; y, en tercer lugar, cómo contar con más información sobre la normatividad y, aún más, sobre la informalidad. Esto mismo ha surgido de la conversación con distintos actores empresariales. Considero que hay que lograr que el Consejo Técnico empiece a reflexionar, a generar conciencia sobre las diversidades de las empresas en temas de formalización de trámites relacionados con los asuntos contables y de auditoría, pero que de verdad empecemos a mostrar que se puede lograr una transformación.

En cuarto lugar, modelos más simplificados al reconocer el tema de la calidad. Hay que simplificar la vida, no hay que hacerle la vida más difícil al empresario a través de las normas del orden contable.

Y un quinto reto, al que llamo el reto de la articulación con las Superintendencias, con otros Ministerios, con el propio Plan de Desarrollo, con la política pública de este país, con la construcción de la nueva política pública, con la nueva normatividad de esa cuarta revolución industrial.

En el pasado decíamos “The business, of business, is business”, y eso ya no funciona. Hoy el rol del sector empresarial es de articulación, de cooperación. Daniel Rodríguez habla de cooperación estratégica, que hay que construir cooperación estratégica desde la carrera de ustedes con el sector empresarial, ahí tenemos por lo menos cinco retos de lo que viene a continuación.

Creo que era importante estar presente en esta conversación, naturalmente, en este propósito hoy le damos la bienvenida a un cuarto miembro del Consejo Técnico de la Contaduría Pública, el Doctor Jesús María Peña, bienvenido a este escenario. A mí me complace mucho que usted esté aquí con nosotros, primero porque se ha unido a esos retos y hay que empezar a moverse con todo el Consejo, que hoy está pendiente de que se mueva también. Lo que no se mueva tiene que moverse porque, si no, llega la inercia y aquí no cabe la inercia. Hay que moverse rapidito, hay que meterle acelerador. Hablábamos con el doctor José Orlando Ramírez –también aquí presente, de la Junta Central de Contadores– de que hay que meterles acelerador a estas instancias, si no, terminan olvidadas, el sinnúmero de organizaciones y entidades del sector de comercio, industria y turismo.

 Y considero importante decir que el doctor Peña para mí es una persona que representa varias cosas y tiene todas las garantías para estar en este cargo y estar en esta labor; primero porque es un hombre que ha sido dirigente gremial, que ha sido del tipo empresarial, tiene la experticia de la dirigencia gremial y la gestión empresarial. Segundo, porque ha sido asesor contable en varias organizaciones, en varias empresas; porque ha sido gerente también de organizaciones y eso ayuda muchísimo a entender qué necesita una empresa respecto de la tarea contable; porque ha sido auditor; porque ha sido director financiero de organizaciones y en empresas, por lo tanto, no le es esquiva la información contable; porque ha sido autor de varias obras, y, en tanto, investigador; porque ha sido Secretario de Hacienda Municipal y entiende el sector público, y porque de alguna manera expresó su vocación de servicio. Esto también se hace vocación de servicio público, de la norma legal, porque ha ejercido como Alcalde Municipal y eso también implica servicio público; porque ha sido rector universitario, decano universitario, docente investigador.

Difícilmente encontraría una hoja de vida de esa dimensión, de esa coordinación, de esa caracterización, de una persona verdaderamente integral. Ni siquiera he hablado de su condición de contador y abogado, y sus posgrados en temas auditoría de sistemas, de administración fiscal. Sin duda, estamos frente a un hombre de primer nivel para este sector, así que me complace mucho tenerlo en este escenario. Así que, al Consejo Técnico de la Contaduría, tenemos unos retos, unas misiones que hay que empezar a avanzar rapidito y al doctor Peña, bienvenido a este papel. Llega usted en hora buena, a mover esas prioridades que son las del sector de comercio, industria y turismo, que son las prioridades de este sector empresarial y que son las prioridades para los grandes desarrollos empresarial, productivo, competitivo, en que se atrae inversión y se genera crecimiento al emprender estrategias de crecimiento de largo plazo.

Muchas gracias por su presencia y bienvenido, doctor Peña”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *