DIAN aumenta su meta a 10.000 inscritos al régimen simple

La Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) informó que los inscritos al régimen simple para el más reciente periodo alcanzó la cifra de 6.326 personas (de las cuales 4.269 son personas jurídicas, sociedades, y 2.057 personas naturales, emprendedores) superando así la meta inicial de 2.500 inscritos. Teniendo en cuenta estos resultados, la nueva meta de inscritos impuesta por la DIAN será de 10.000 personas. Este proceso arrojó interesantes resultados, como la inscripción de un mayor número de pequeños negocios y un mayor número de ingresos, al encontrarse más negocios cerca al tope ($2750 millones); entre otros.

Pese a los grandes avances, muchos dueños de pequeños negocios mostraron su inconformidad con el desarrollo de dicho proceso, al declarar que desconocían que debían ser facturadores electrónicos, y le solicitaron a la dirección de impuestos dar claridad al respecto de toda la información concerniente con la implementación de un nuevo régimen. 

Redacción INCP a partir del artículo publicado por El Tiempo 

Para más información, lea el artículo:” Dian sube a 10.000 la meta de inscritos a régimen simple” de la fuente El Tiempo. 

Dian sube a 10.000 la meta de inscritos a régimen simple 

El alborozo que hay en la Dian, porque el Régimen Simple llegó a los 6.326 inscritos, superando así en 153 por ciento la meta inicial que era de 2.500, no está siendo compartida por muchos de los dueños de pequeños negocios que se acogieron. Unos alegan que desconocían que tendrían que ser facturadores electrónicos, mientras que otros reclaman por cobros con los que no contaban. 

Hasta el momento, de los nuevos empresarios que hacen parte del Régimen Simple, 4.269 son personas jurídicas (sociedades) y 2.057 personas naturales (emprendedores). Hay que recordar que, con este esquema que empezó con el nombre de ‘monotributo’, época en la que logró 11 inscritos en 2 años, los contribuyentes que se acojan logran menores tarifas tributarias, todos los aportes en uno, acceso a créditos por ser formales, entre otras ventajas.

De cara a la expedición de un decreto que ampliará el plazo para inscribirse -hasta el 16 de septiembre-, con lo cual la Dian aspira a extender la meta de inscritos a 10.000 en este año, EL TIEMPO habló con su director, José Andrés Romero, quien atribuyó los reclamos de los colombianos a las dudas que genera el proceso de transición en un régimen nuevo.

Dentro de los inscritos se acogieron más los pequeños negocios como era el espíritu inicial del régimen.

El régimen está dedicado a las empresas pequeñas. Es decir, las que facturan hasta 2.750 millones de pesos al año. En el universo general, lo que hemos visto es que el 40 por ciento son nuevos contribuyentes, personas que antes no declaraban, ya sea porque estaban en la informalidad o porque iniciaron su negocio y de una vez lo hicieron bajo el régimen simple. Esta es una buena señal.

Por ingresos, hay más negocios que están en el techo ($2750 millones) o más hacia la base.

Hay de todo, pero hemos visualizado que los negocios de más de 116 millones de pesos al año son uno de los grupos mayoritarios.

Después sigue otro gran bloque en el que están consultores, trabajadores independientes. Pero hay inscritos de todos los sectores.

Lo que detectamos también es que hay que seguir trabajando en pedagogía para generar la confianza en las virtudes que tiene el régimen, para lograr así que el número de este año sea lo que buscaremos ahora: 4 veces más de lo que teníamos planeado como meta.

Un reclamo con el régimen es que les informaron que los certificados digitales serían gratuitos, pero les cobraron. ¿Qué pasó?

La Dian dispuso unas firmas digitales que son gratuitas, para la gente que aplique al Régimen Simple y se inscriba durante el 2019.

Para acceder a los certificados gratuitos la Dian está creando un servicio de manera que, quienes optaron por incorporarse, puedan disponerlos para facturar electrónicamente. Este servicio está en pruebas y se liberará en los siguientes días.

Es posible que cuando los interesados se dan cuenta que deben cumplir una serie de requisitos prefieran pagar por el certificado, o no tienen la información para acceder al beneficio. Lo cierto es que ya la Dian ha entregado 3.340 certificados digitales gratuitos para ser utilizados en el servicio de facturación gratuita.

Compare costos. Hoy, cada factura en papel, incluyendo el personal que se debe contratar alrededor de tener una factura en papel (para almacenamiento, transporte, entrega de copias), todo puede costar entre 5 y 8 mil pesos. La firma digital puede costar a partir de 70 mil pesos, y con la masificación se espera que baje más. En conclusión, la Dian está entregando firmas digitales sin costo para contribuyentes que optan por el Régimen Simple, y las entidades de certificación digital están ofreciendo certificados desde 70 mil pesos. 

¿Por qué muchos pequeños negocios dicen que no sabían que tenían que entrar a factura electrónica?

Desde la Ley de Financiamiento está establecido que para ser parte del régimen simple debe estar en facturación electrónica. Otra cosa que nos está sucediendo es que la gente no siente que la factura electrónica del régimen simple y bajo la nueva plataforma, es muy fácil de tramitar. Se demora 5 minutos. Obviamente hay gente que se confunde con la plataforma anterior y no sabe cómo manejar la nueva. Pero hay un tutorial que muestra el paso a paso. Es cuestión de pedagogía del proceso.

¿Por qué involucraron primero a los pequeños en la facturación electrónica?

No están primero en el cronograma. En la ley dice que uno de los requisitos para meterse en el régimen simple es tener facturación electrónica. Con este régimen estamos sacrificando recaudo porque la tarifa, para los contribuyentes en los primeros rangos de ingreso, puede estar en 1,3 por ciento, mientras que ahora, solo el ICA, tiene una tarifa del 1,1 por ciento.

Con el esquema se pueden acreditar pagos de pensiones, entre otros, con lo cual, el impuesto puede tender a cero. La contraprestación que les pedimos es información: ¿a quién le venden? ¿Cuánto? Es un intercambio justo.

A los que se acogerán en el nuevo plazo, ¿qué les diría?

La invitación es a que confíen que estamos tratando de crear este régimen con total transparencia para que los pequeños empresarios formales tengan acceso a crédito, capacidad de contratar con empresas grandes y más.

Les pedimos paciencia. En las transformaciones hay altibajos, pero pueden estar seguros de que estamos gerenciando para que todo resulte más fácil.

Fuente: El Tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *