DIAN aclaró dudas sobre la devolución de saldos en caso de disolución de la sociedad

La Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) fue consultada con el fin de saber si es posible presentar con posterioridad a la disolución de una sucursal, una declaración de renta sin la firma de un revisor fiscal, toda vez que para la fecha de su presentación dicha sucursal se encontrara cerrada y se extinguieran todas sus relaciones jurídicas. En respuesta a esta pregunta, la DIAN afirmó que de acuerdo a Ley 43 de 1990 se estableció la obligación de contarse con un revisor fiscal en las sociedades comerciales de cualquier naturaleza, para que así se alcance el monto de activos brutos al 31 de diciembre del año inmediatamente anterior que sean o excedan el equivalente de 5.000 SMMLV, y cuyos ingresos brutos, durante el año inmediatamente anterior, sean o excedan al equivalente a 3.000 SMMLV.

A la DIAN también se le preguntó si es posible proceder a la solicitud del saldo a favor registrado en la declaración que no se encuentre firmada por revisor fiscal. En respuesta a lo anterior, la entidad estatal consideró que cuando se entienda por no presentada una declaración, por omisión de la firma del revisor fiscal cuando se esté obligado a tenerlo, que la administración tributaria deberá negar la solicitud del saldo a favor, de acuerdo a lo estipulado en los Artículos: 580 y 857, del Estatuto Tributario.

Para mayor información lea: Concepto 4987 de 2019

Redacción INCP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *