Cómo debería ser la reforma tributaria en Colombia, según la OCDE

En una visita a Colombia, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), se refirió a algunos de los aspectos a considerar para lograr una adecuada reforma tributaria en nuestro país, entre ellos: (i) no limitar el alcance de la reforma, como ha sucedido con las realizadas en los últimos años, pues se debe lograr satisfacer las necesidades fiscales y garantizar un ajuste fiscal a largo plazo y (ii) acabar con la regresividad, el mal uso de los impuestos y la inequidad, esto último, asociado al tema de un recaudo centrado en impuestos indirectos.

La OCDE, club de países con buenas practicas -al que pertenecemos-, también se refirió a los riesgos que enfrenta Colombia en términos de crecimiento económico, pues somos uno de los países más expuestos comercialmente a lo que suceda en Estados Unidos y nos encontramos frente a un momento de rezago de los grandes planes de infraestructura, sin embargo, la perspectiva económica general a nivel país es de modesta expansión.

Redacción INCP a partir del artículo publicado por El Espectador

Para mayor información, puede revisar el artículo titulado “Ocde da línea a Colombia para hacer la reforma tributaria”, de la fuente El Espectador.

Ocde da línea a Colombia para hacer la reforma tributaria

Tras presentar en Bogotá, en la Universidad del Rosario, el informe de Perspectivas Económicas para América 2018, el club de países con buenas prácticas, Ocde, al que acaba de entrar Colombia, dio las señales de lo que debe ser la reforma tributaria que tendrá que tramitar el nuevo gobierno. Esto, a la par con un aumento de la eficiencia del gasto público y un incremento del recaudo, lo que debe ir de la mano con la creación de centros de gobierno mejor equipados y empoderados.

“Los países como Colombia, con un nivel de deuda moderado y una baja recaudación, pueden beneficiarse de una reforma fiscal”

Una lección para aprender

Para la Ocde, si bien Colombia hizo cuatro reformas fiscales entre 2010 y 2016, su alcance fue limitado. “Sujeto al apoyo político y los grupos de presión informales, el Gobierno limitó el alcance de las propuestas de reforma fiscal antes de presentarlas al Congreso”.

Por ello, el organismo estima que, aunque los cambios en la carga impositiva darán entre 0,7 y 0,5 por ciento del PIB en 2017 y 2018, “no bastará para satisfacer las necesidades fiscales y garantizar el ajuste fiscal a largo plazo”.

De acuerdo con los cálculos de la Ocde, la brecha entre los ingresos requeridos y los derivados de la reforma fiscal aumentarían de 0,9 a 2,2 por ciento del PIB entre el 2018 y 2020.

Sigue la regresividad

Las visualizaciones que hace la Ocde sobre Colombia permiten estimar que, aunque hay evolución, la situación en materia de impuestos no ha cambiado mucho.

El organismo habla de regresividad (no se contribuye tributariamente según los ingresos); el recaudo está centrado en impuestos indirectos, como el IVA, lo que genera inequidad. Además, el ingreso por este tributo se distribuye, en gastos que no necesariamente regresan a los ciudadanos en forma de beneficios sociales.

Ese mal uso de los impuestos es una de las causas de lo que la Ocde llama caída de la moral tributaria, pues en general, en la región de América Latina, el 52 por ciento de los contribuyentes estaban dispuestos a evadir impuestos.

¿Y el crecimiento económico?

Para la Ocde, la economía seguirá ganando terreno en el 2018, pese a la modesta expansión que tuvo en el 2017, producto de la recesión de dos años (2015 y 2016), que inició en el 2011.

Colombia, en particular, al igual que los países que dependen de materias primas, serán beneficiadas con la recuperación del entorno global, aunque todavía de forma modesta, por debajo del potencial.

Destacó la posición de nuestro país como uno de los más expuestos comercialmente a lo que suceda en Estados Unidos, la cual es la principal fuente externa de riesgos.

Otros riesgos

El organismo también advierte riesgos para el país en la medida en que siga el rezago de los grandes planes de infraestructura, lo que podría frenar la inversión y por esta vía afectar el crecimiento económico.

Sobre la inflación, la Ocde estima que se mantendría en el límite superior de la meta del Banco de la República. Así mismo, destaca la mejora en el saldo primario (deuda), lo que homologa a Colombia con México, mientras que ese panorama se deterioró en Uruguay y Brasil.

Fuente: El Espectador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *