Contadores públicos tendrán un año de inhabilidad luego de prestar servicios de revisoría fiscal a una entidad

Un peticionario realizó las siguientes preguntas en una consulta absuelta realizada por El Consejo Técnico de la Contaduría Pública (CTCP):

  • ¿La inhabilidad que trata el artículo 48 de la ley 43 de 1990 le es aplicable a un revisor fiscal que luego desea ser empleado DIRECTO de la empresa?
  • ¿Un revisor fiscal suplente de una empresa a pesar de que nunca firmó algún documento como tal, es decir, no tuvo actuación alguna con la empresa porque nunca hubo necesidad de activar la suplencia, le sería aplicable dicha inhabilidad también?

Ante esto, el CTCP confirmó lo siguiente:

Un contador público, antes de aceptar un encargo, debe identificar si existen situaciones que podrían generar amenazas para el cumplimiento de estos principios y evaluarlas para aplicar salvaguardas que las eliminen o las reduzcan a un nivel aceptable.

En el caso de un contador público que ha prestado sus servicios como revisor fiscal a una entidad, la Ley 43 de 1990, en su artículo 48, ha establecido un período de enfriamiento de un año, después de terminado el compromiso, durante el cual no le es posible prestar servicios profesionales como asesor, empleado, contratista, a personas naturales o jurídicas a quienes haya auditado o controlado en su carácter de funcionario público o revisor fiscal.

Respecto de si esta inhabilidad aplica al revisor fiscal suplente, que nunca ejerció como revisor fiscal, después de revisar los requerimientos de la Ley 43 de 1990, este consejo ha concluido que no se configuraría la inhabilidad del artículo 48, por cuanto el revisor fiscal suplente no ha auditado ni controlado la entidad.

Ver: CON-CTCP 10 01326 2019

Redacción INCP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *