Contador: el verdadero asesor de confianza de los negocios

Bogotá, 24 de junio de 2020

Estimados socios,

El pasado mes de mayo, Juan Ricardo Ortega, exdirector de la DIAN, en una columna de opinión publicada por la Revista Semana lanzó acusaciones desproporcionadas en contra de los contadores públicos. Según Ortega, en Colombia el sistema de control de los contadores está politizado y garantiza la impunidad de quienes se prestan para cometer fraudes y evadir impuestos. El Instituto Nacional de Contadores Públicos – INCP rechaza estas desmedidas y graves afirmaciones; no se puede manchar el buen nombre de una profesión basándose en el comportamiento individual y minoritario de algunos de sus profesionales.

La evasión fiscal no solo ocurre en Colombia, es una problemática mundial que se fundamenta –en gran medida– en la ausencia de moral tributaria, que según la OCDE, es la motivación intrínseca para pagar impuestos, un aspecto vital del sistema tributario, ya que la mayoría de estos dependen del cumplimiento voluntario de los contribuyentes para la mayor parte de sus ingresos. Ante la falta de moral tributaria, los contadores desempeñan un papel fundamental, pues poseen el conocimiento suficiente y adecuado para ayudar a sus clientes (los contribuyentes) a cumplir con sus obligaciones fiscales. Son miles los profesionales contables que día a día realizan una intachable labor de asesoría enmarcada en el cumplimiento normativo. Los contadores públicos son verdaderos asesores de confianza en el mundo de los negocios, profesionales que asumen la responsabilidad de actuar en interés público y que poseen una formación integral basada en principios éticos; expertos en preparar, analizar e interpretar información tributaria, contable o financiera para apoyar la toma estratégica de decisiones.

Organismos internacionales reconocen que la confianza en los sistemas tributarios ha estado en declive a nivel mundial. Según IFAC, las personas, los mercados y economías enteras requieren de sistemas tributarios que sean eficaces, transparentes y acordes con las necesidades del siglo XXI, y los contadores tienen una ventaja única a la hora de acometer esta labor. “Una encuesta global -Confianza de la opinión pública del G-20 en el sistema tributario- revela que, en el orbe, los ciudadanos aún tienen el nivel más alto de confianza en los contadores tributarios entre todos aquellos que intervienen en los sistemas tributarios”.

Es justamente la confianza un objetivo fundamental de la labor del profesional contable, una labor que no puede limitarse a tareas de registro, medición, estructuración e información de “datos”, ya que hacerlo implicaría desconocer la esencia del profesional contable. Esté,  busca generar información de calidad, útil para la toma de decisiones de sus usuarios y elaborada bajo estándares y buenas prácticas internacionales, entre ellos los referentes al desarrollo ético del contador, como lo es el Código Internacional de Ética para Profesionales de la Contabilidad.

La ética profesional, la formación y la supervisión de los contadores son factores clave en el papel determinante que juegan estos en la lucha contra la corrupción. Así lo determinó el estudio “Expertos contables y auditores, un papel determinante en la lucha contra la corrupción”, desarrollado por IFAC, en el que se concluye que existe una fuerte correlación (49 %) entre la adopción de requerimientos globales profesionales de ética, formación e investigación y disciplina, y un mejor puesto en los índices internacionales de corrupción.

De igual manera, este estudio menciona que los profesionales contables y auditores son parte de la estructura de gobierno al servicio de la lucha contra la corrupción y sus contribuciones se intensifican cuando el resto de dicha estructura es más fuerte. El peso del problema de la evasión fiscal en Colombia no puede recaer, indirectamente, en el actuar de los contadores y su sistema de control.

Es así que el INCP reafirma que esta es una batalla que debe enfrentarse desde distintos frentes, una batalla que necesita de la comunión, el trabajo y el compromiso de entidades gubernamentales y de profesionales enmarcados por la ética, a los que nos unimos y acompañamos.

Invitamos a todos los profesionales contables, y a los que están en formación a que se unan a la campaña creada por el Instituto Nacional de Contadores Públicos con el hashtag #YoSoyUnContadorQueJuegaLimpio, y así demostrar que la gran mayoría, somos el número 10, y que el partido ante la corrupción se gana en equipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *