Conozca cómo realizar un debido ejercicio de cuidado profesional, de una auditoría de información financiera

El trabajo de auditoría debe ser asignado a personal competente, que cuente con conocimientos, experiencia y habilidades en la realización de esta labor. Dicho ejercicio, también se aplica a quienes lo supervisan cuando el socio no es directamente el encargado de realizar mencionado proceso. Los socios encargados, delegan el trabajo de auditoria a otros miembros del equipo, por lo cual es importante considerar los conocimientos, las habilidades y la experiencia de la persona a quien se le asigna el trabajo de auditoría; además de la capacidad de la persona para completar el trabajo de auditoría dentro del tiempo necesario. De este modo, no se debe pasar por alto el tener personal competente para la realización de la auditoría. Para lograr un buen ejercicio, se deben efectuar procedimientos apropiados para entrenar el personal de todos los niveles, mediante cursos formales, así como también brindar un continuo asesoramiento en la práctica; proveer educación profesional continuada que se mantenga a la par de los desarrollos en la profesión; contratar personal adecuado que reúna las aptitudes y atributos necesarios; otorgar material de referencia sobre los desarrollos actuales en las normas técnicas profesionales, los requerimientos estatutarios, las políticas y los procedimientos técnicos de la NIA; asignar trabajo de auditoría al personal que tenga el entrenamiento técnico y la destreza necesaria en esas circunstancias; y evaluar el desempeño del personal y asesorarlos con respecto a su progreso, y las oportunidades en su carrera. Vale recordar que cada individuo que trabaje en auditoria es responsable de recibir asesoramiento activo en la práctica y de insistir en obtener suficiente explicación, a su vez que es responsable de proveer asesoramiento práctico adecuado a aquellos que se supervisan (en caso de que realice dicha labor). 

Redacción INCP a partir del artículo publicado por Auditool 

Para mayor información, puede leer el artículo: “¿Cómo ejercer el debido cuidado profesional en una auditoría de información financiera?” de la fuente Auditool. 

¿Cómo ejercer el debido cuidado profesional en una auditoría de información financiera? 

Si buscamos ejercer el debido cuidado profesional, debemos asignar el trabajo de auditoría a personal competente, que tenga los conocimientos, habilidades y experiencia suficiente en la realización de una auditoría. Esto también se aplica a quienes lo supervisan cuando el socio no es directamente el encargado de realizar este proceso.

Al asignar el trabajo de auditoría, los socios encargados delegan el trabajo a otros miembros del equipo, pero estos también retienen y comparten la responsabilidad con respecto al trabajo de auditoría efectuado, tal como lo expone la NIA 220, así como la revisión de las tareas que se completen. Por ello se considera lo siguiente:

  • La complejidad del trabajo de auditoría que se realiza, así como su posible importancia.
  • Los conocimientos, las habilidades y la experiencia de la persona a quien se le asigna el trabajo de auditoría.
  • La capacidad de la persona para completar el trabajo de auditoría dentro del tiempo necesario.

Por todo lo anterior, no podemos pasar por alto todo lo que implica tener personal competente para la buena realización de una auditoría que ha sido delegada a otra persona. Para lograrlo, debemos efectuar procedimientos apropiados para:

  1. Contratar personal adecuado que reúna las aptitudes y atributos necesarios.
  2. Entrenar el personal de todos los niveles, mediante cursos formales, así como también un continuo asesoramiento en la práctica.
  3. Proveer educación profesional continuada que se mantenga a la par de los desarrollos en la profesión.
  4. Proveer material de referencia sobre los desarrollos actuales en las normas técnicas profesionales, los requerimientos estatutarios, las políticas y los procedimientos técnicos de la NIA.
  5. Asignar trabajo de auditoría al personal que tenga el entrenamiento técnico y la destreza necesaria en esas circunstancias.
  6. Evaluar el desempeño del personal, y asesorarlos con respecto a su progreso y las oportunidades en su carrera.

Luego de verificar y establecer los procedimientos adecuados en la selección, capacitación y preparación del personal adecuado, se procede a explicar cómo la responsabilidad sobre el asesoramiento activo en la práctica es un proceso recíproco:

Cada individuo es responsable de recibir asesoramiento activo en la práctica y de insistir en obtener suficiente explicación para entender:

  • El propósito del trabajo de auditoría asignado.
  • La naturaleza y el alcance verdadero de los procedimientos de auditoría que se han de aplicar.
  • Las implicaciones de los hallazgos de auditoría.

Cada individuo es, así mismo, responsable de proveer asesoramiento práctico adecuado a aquellos que se supervisan, ayudándoles a:

  • Entender el negocio del cliente y los correspondientes asuntos de auditoría y contabilidad.
  • Entender la importancia que su trabajo de auditoría representa para la auditoría en general.
  • Entender cómo y por qué hacemos juicios.
  • Conocer el enfoque de la auditoría.

Luego de preparar apropiadamente al personal, apoyarlo y capacitarlo de cerca, también se realiza la fase de supervisión y apoyo al proceso de auditoría que realiza la persona delegada y encargada, para finalmente llenar y completar de manera correcta, eficaz y conforme a lo acordado, la auditoría solicitada. Todo esto con el fin de cumplir con la ética que nos sedimenta, como también respaldar que los procesos internos son totalmente controlados, supervisados y retroalimentados, para conseguir un resultado satisfactorio.

Fuente: Auditool.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *