Por qué el coaching ejecutivo es el futuro de las empresas

De todas las herramientas ideadas para mejorar el rendimiento en las organizaciones, el coaching ejecutivo es una de las que mejores resultados ha demostrado desde que se empezó a implementar en el circuito profesional.

Se trata, en esencia, de una relación individualizada entre un coach y un profesional de la dirección o la gestión de empresas, con el objetivo de potenciar las habilidades de este último para que, de esta manera, se convierta en un elemento de transformación en su entorno y en el resto de los niveles de la compañía.

¿Cuándo debemos optar por el coaching ejecutivo?

El coaching ejecutivo es una modalidad de coaching especializada para los cargos a los que se les ha delegado la dirección de empresas o la gestión a altos niveles, bien sea cuando una organización presenta problemas de articulación interna o bien cuando dicho profesional quiere aumentar las posibilidades de posicionamiento de su empresa.

Sin embargo, no todos los altos cargos recurren a esta herramienta para transformar su entorno empresarial. Algunas de las razones para optar por esta opción son:

  • Cuando existen bloqueos para la consecución de objetivos

En estos casos el líder o ejecutivo no es capaz de articular cambios estratégicos o sus ideas simplemente no se materializan. En este punto se debe trabajar tanto en el refuerzo de las habilidades directivas como en la articulación de su liderazgo con el conjunto de la organización.

  • Cuando se necesita una mejor gestión del cambio

A veces ocurre que el ejecutivo no puede hacer frente a los distintos escenarios de cambio que se presentan en su día a día, en especial los que se relacionan con sus colaboradores. El objetivo del coaching ejecutivo en este caso es reforzar el papel de líder y convertir a quien lo asume en un referente para los otros.

  • Cuando se necesitan directrices claras para la toma de decisiones

Todos los ejecutivos se enfrentan a decisiones que pueden determinar la viabilidad y el rendimiento de la organización. Para estar a la altura, es necesario que un buen ejecutivo sepa actuar en una circunstancia de este tipo y se decante por las opciones más favorables para él y para la empresa.

  • Cuando el liderazgo interno está diluido:

Una de las razones más recurrentes para que los altos directivos acudan al coaching ejecutivo es la falta de liderazgo en su entorno empresarial. Esto básicamente se debe a dos razones: que sus habilidades de liderazgo resulten insuficientes para el escenario en el que se desempeñan o que la estructura de la propia organización no permita que el liderazgo tenga el efecto esperado.

Coaching ejecutivo: ¿futuro empresarial garantizado?

El coaching ejecutivo no es, ni mucho menos, el único que desde hace unos cuantos años se viene implementando en el área empresarial. Sin embargo, a efectos prácticos, sí que ha demostrado ser uno de los que mejores resultados ha obtenido.

En términos generales, lo que lo hace diferente al resto de modalidades de coaching es que permite al alto ejecutivo oír las principales demandas y cambios de su entorno y lo prepara para aplicarlos, convirtiéndolo en un referente para quienes le acompañan en su experiencia empresarial.

Fuente: Retos Directivos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *