Analizar de nuevo la pregunta “¿el director financiero debería ser un contador?”

El director financiero es un cargo importante que sigue ampliándose y transformándose. Dado que la incertidumbre y el riesgo crecientes permean toda organización y que las empresas empiezan a pensar en el valor aparte del punto de vista de los accionistas, el cargo de director financiero es cada vez más fundamental.

Estos cambios dan lugar a una importante pregunta: ¿el director financiero debería ser un contador profesional?

¿Dónde estamos ahora?

Intenté responder esta pregunta en 2014. En ese momento, los datos mostraban que tener un contador en el cargo de director financiero estaba lejos de ser algo universal. Esta tendencia ha tomado más cuerpo solamente con el paso del tiempo.

Mediante una reciente encuesta de las mil sociedades anónimas más grandes de Estados Unidos, se estableció que la proporción de directores financieros que son contadores públicos certificados cayó hasta 36 % en 2019. Esta es la cifra más baja en seis años, después de 46 % en 2014.

El análisis da a entender que, por lo menos en EE. UU., el péndulo nuevamente ha oscilado desde la considerable presión de tener directores financieros técnicamente competentes y versados en contabilidad a raíz de los notorios fracasos empresariales y de la Ley Sarbanes-Oxley de EE. UU. de 2002 (Ley de Reforma de la Contabilidad de Empresas Cotizadas en Bolsa y de Protección al Inversionista), hasta la preferencia de tener directores financieros centrados en mercados de capital, financiación mediante instrumentos de deuda y de patrimonio y comunicarse externamente con el mercado. Por consiguiente, los cargos de contaduría y auditoría de alto rango normalmente los ocupan contadores.

En Reino Unido, por otra parte, se exige normalmente un título profesional de contaduría para convertirse en director financiero de las cien sociedades anónimas británicas más grandes que se incluyen en el Índice del Financial Times (FTSE 100). Tener experiencia contable también es una buena ruta hacia cargos altos si se tiene en cuenta que la quinta parte de los directores ejecutivos de las empresas del FTSE 100 son contadores.

Hay beneficios que han superado el paso del tiempo, relacionados con escoger un director financiero que sea contador profesional y miembro de una organización profesional de contaduría. Además de sus obligaciones de desarrollo profesional continuo, los contadores profesionales deben someterse al Código de Ética para Profesionales de la Contabilidad, el cual tiene como pilares los principios éticos fundamentales de integridad, objetividad, competencia profesional y debida diligencia, confidencialidad y conducta profesional. Si un contador profesional incumple el Código de Ética, se enfrenta a consecuencias tales como sanciones financieras o perder su condición de miembro de la profesión.

El director financiero de una entidad de interés general es, en muchos países, el encargado de la gestión financiera de una empresa y da el visto bueno a sus estados financieros. Esto representa, por naturaleza, una responsabilidad de interés general y un contador profesional que cumpla tal función da confianza al mercado y a las partes interesadas.

La pregunta sobre si un director financiero debería ser contador, aunque es importante, pasa por alto un asunto más amplio sobre el futuro de la profesión contable y sobre lo que motiva a la gente a formar parte de ella.

La realidad es que la mayoría de los contadores profesionales no necesariamente se esfuerzan por ser directores financieros cuando “crecen”. Las trayectorias profesionales ya no son lineales ni jerárquicas.

Cambiar las trayectorias profesionales

Teniendo en cuenta que las expectativas en relación con los directores financieros y sus departamentos financieros cambian, hay muchos nuevos cargos y oportunidades que están disponibles. Ahora la contaduría se considera como la senda hacia una trayectoria profesional en el mundo de los negocios y, con frecuencia, asegurarse el cargo de director financiero no es la meta que se busca. Muchos contadores aplican sus habilidades relacionadas con negocios y finanzas en cargos comerciales u operativos. Otros asumen cargos centrados en estrategia y planeación. Y muchos ocupan cargos de alto rango fuera de las finanzas y la contaduría.

Las carreras profesionales para contadores están dejando de ser lineales cada vez más. El informe de la ACCA, que se titula Future Ready: Accountancy Careers in the 2020s (Listos para el futuro: carreras profesionales en contaduría en los años 2020) muestra la manera en que las carreras profesionales dentro de la profesión se volverán más diversas a medida que la tecnología desdibuja la línea divisoria laboral entre humanos y máquinas.

Las investigaciones muestran que las carreras profesionales se basan y se basarán menos en las tradicionales organizaciones jerárquicas y piramidales. Esto significa que el entramado de trayectorias profesionales se mantendrá a medida que las estructuras organizacionales se vuelven más fluidas y se reflexiona sobre las jerarquías tradicionales. En organizaciones menos jerárquicas, el ascenso no es tan importante como alguna vez lo fue. Ciertamente, los nuevos enfoques para garantizar el talento que se necesita y una mano de obra distribuida significarán que habrá más trabajo con contratistas.

Los profesionales de las finanzas y la contaduría ya están trabajando dentro de algunas organizaciones para mejorar la toma de decisiones y el desempeño del negocio en una gama de situaciones, lo cual es una tendencia que esperamos que continúe en el futuro.

Ahora los contadores trabajan en una variedad de campos tales como análisis y planificación financiera, sistemas de información, tecnología y datos, análisis de negocios o comercial, planeación, valoración, costos, riesgos, proyectos y gestión de la sostenibilidad. Los profesionales de la contaduría también hacen un aporte único ocupando cargos especializados en campos tales como hacienda, entrega de información y relaciones con inversionistas.

El surgimiento del director de creación de valor

Además de los cambiantes cargos contables, los directores financieros de hoy en día están experimentando otro tipo de transformación. Los directores financieros y sus departamentos deben centrarse cada vez más en rendir cuentas de la creación de valor fuera del punto de vista del balance general o de los accionistas.

La IFAC considera que el cargo de director financiero se convertirá en el cargo de “director de creación de valor”, el cual se centrará en rendir cuentas de la creación de valor y del negocio. El director de creación de valor debe garantizar que se rinda cuentas de todos los aspectos pertinentes de la destrucción y creación de valor y que estos se les comuniquen a las juntas directivas, a la gerencia y a las partes interesadas externas.

Esta transición dará lugar a una diversidad más amplia de profesionales que ocupan la curul de director financiero. Y cuantas más experiencias y competencias pongan sobre la mesa estos profesionales, en mejor capacidad estarán de ocuparse de un conjunto amplio de partes interesadas y de abordar una amplia gama de oportunidades y riesgos que la organización enfrenta.

Analizar de nuevo la pregunta “¿el director financiero debería ser un contador?”

La pregunta inicial que planteé no arroja ninguna respuesta específica, sino que, en cambio, revela dos detalles importantes:

  • La evolución del director financiero y del departamento de financiero es inevitable y representa una gran oportunidad para los profesionales, sean contadores o no.
  • Las habilidades que los contadores profesionales poseen trascienden las disciplinas y los departamentos, lo cual es importante a medida que las habilidades se vuelven más difusas y deben ser compatibles con la protección y la creación de valor.

El atractivo de la contaduría es que ofrece una gama de oportunidades sin igual que suponen un reto en empresas y en el sector público. Con la orientación hacia la resolución de problemas de negocios y hacia la preparación para retos futuros, no es solamente el cargo de director financiero lo que les da a los contadores una plataforma para marcar la diferencia.

Fuente: IFAC- Traducción INCP

Stathis Goulddirector del departamento de Defensa de Intereses de la IFAC.

Stathis Gould lidera el desarrollo de servicios internacionales para contadores profesionales en empresas y en la industria en la IFAC. Un elemento clave de su trabajo es el desarrollo de liderazgo intelectual y orientación en respaldo a los profesionales de las finanzas y a sus respectivas funciones, lo cual facilita un desempeño organizacional sostenible. Antes de pasar a la IFAC, trabajó en el CIMA (Instituto de Contadores Administrativos del Reino Unido, por sus siglas en inglés) como encargado de la planeación y vigilancia de un plan de políticas e investigación. Antes de prestar sus servicios a la profesión contable, Gould ocupó diversos cargos en los sectores público y privado en el Reino Unido.

“Este documento titulado Analizar de nuevo la pregunta “¿el director financiero debería ser un contador?”, que la International Federation of Accountants (IFAC) publicó en inglés en marzo de 2020, lo ha traducido al español el Instituto Nacional de Contadores Públicos de Colombia (INCP) en marzo de 2020 con permiso de la IFAC. El texto aprobado de todas las publicaciones de la IFAC es aquel que la IFAC publique en lengua inglesa. La IFAC no asume responsabilidad por la exactitud y completitud de la traducción ni por ninguna medida que se tome como consecuencia de lo anterior.

Texto en inglés del documento titulado Analizar de nuevo la pregunta “¿el director financiero debería ser un contador?” © 2020 cuyo autor es la IFAC. Todos los derechos reservados.

Texto en español del documento titulado Analizar de nuevo la pregunta “¿el director financiero debería ser un contador?” © 2020 cuyo autor es la IFAC. Todos los derechos reservados.

Título original: Revisiting the Question “Should a CFO be an Accountant?”, marzo de 2020”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *