Algunas implicaciones de la ley de financiamiento

Siguiendo con el ambiente de la ley de financiamiento, teniendo en cuenta que es un tema que para muchos se ha vuelto un dolor de cabeza pero que es indispensable para el cumplimiento tributario nacional, muchas firmas especializadas se prestan como asesoras y guías para su comprensión.

En este caso, BDO resalta algunos pormenores de la ley de financiamiento y sus implicaciones puntuales en el IVA a la cerveza y las gaseosas, el impuesto al patrimonio y el impuesto a los dividendos; señala la creación de una sobretasa a las entidades financieras y un impuesto para quienes salgan del país por vía aérea, y nombra algunos  de los incentivos tributarios dispuestos.

Redacción INCP a partir del artículo publicado por BDO

Para mayor información, puede revisar el artículo titulado “Qué implica la nueva ley de financiamiento”, de la fuente BDO.

Qué implica la nueva ley de financiamiento

La Ley 1943, aprobada el 28 de diciembre de 2018, mejor conocida como la ley de financiamiento, espera recaudar unos $7,5 billones de pesos para restablecer el equilibrio del presupuesto general de la nación y cumplir con la meta de déficit fiscal para 2019.

La ley, en vigencia desde el primero de enero de 2019, incluye el cambio del régimen monofásico a plurifásico del IVA a la cerveza y las gaseosas, con un plazo de 2 meses para que los productores, importadores y comerciantes puedan realizar de forma debida su facturación e implementar los cambios en su contabilidad.

También incluye la tarifa del 1 % del Impuesto al Patrimonio para 2019, 2020 y 2021 sin derecho a deducción sobre el impuesto de renta, y crea el impuesto de normalización tributaria, complementario al impuesto sobre la renta y al patrimonio, para contribuyentes que tengan activos omitidos o pasivos inexistentes, a pagar el 25 de septiembre de 2019 con una tarifa del 13 %.

Además, trae el impuesto a los dividendos provenientes de distribución de utilidades en sociedades nacionales o extranjeras residentes en Colombia, con una tarifa del 7,5 % imputable a los inversionistas.

Habrá además algunas medidas para la reactivación económica como el impuesto unificado bajo el régimen simple de tributación (Simple), con el objetivo de formalizar y generar empleo, facilitando el cumplimiento de la obligación tributaria. La tarifa de este impuesto está entre el 1,8 y el 11,6 %, dependiendo de los ingresos brutos anuales y de la actividad empresarial. Al Simple pueden acogerse tiendas, mini-mercados, peluquerías, servicios técnicos, mecánicos, electricistas, albañiles entre otros.

Adiciona incentivos tributarios para las mega-inversiones de más de 30 millones de UVT que generen más de 250 nuevos empleos en el territorio colombiano, con contratos de estabilidad tributaria. Se incluyen incentivos a las empresas dedicadas a la economía naranja y disminuciones en las tarifas para los empresarios.

Uno de los puntos más polémicos de la nueva ley consiste en la sobretasa a la renta de las entidades financieras de 4 puntos porcentuales en 2019 y 3 puntos en 2020 y 2021, con la que el Gobierno espera recaudar alrededor de $480.000 millones.

Otro impuesto que incluye la ley es el cobro de un dólar estadounidense a los viajeros que salgan del país por vía aérea, que recaudará el ICBF para financiar los planes y programas de prevención y lucha contra la explotación sexual y la pornografía infantil.

Fuente: BDO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *