7 errores comunes que ponen en riesgo la ética dentro de una empresa

Cuando una organización y sus empleados se conducen con integridad, siguiendo sus principios y valores éticos, su desempeño e impacto social crecen positivamente entre clientes, colaboradores, competidores y demás grupos de interés. Sin embargo, cuando el Capital Humano no se conduce con ética, la reputación de la empresa no sólo se pone en riesgo, sino también su permanencia a largo plazo.

De acuerdo con Provident, es muy importante que todas las empresas fomenten en el día a día el cumplimiento ético entre sus colaboradores y eviten los siguientes errores:

  1. No tener visión, misión, valores y código de ética en la empresa

Las empresas deben establecer claramente la visión, misión, valores corporativos y crear su propio código de ética, pues los colaboradores pueden conocer cuál es el fin último de la empresa, qué persigue como organización y cómo es que espera que todos sus colaboradores se conduzcan para alcanzar dicho objetivo.

  1. No comunicar la importancia de cumplir con el código de ética

Este es un error común en las organizaciones, pues no basta con entregar el código de ética a todos los nuevos colaboradores esperando que en adelante todos lo cumplan. Es necesario y hasta indispensable recordar el contenido del código de ética, no sólo a través de los canales de comunicación interna, sino a través del ejemplo que los líderes de la organización dan a sus equipos.

  1. No tener un comité de ética

En las organizaciones es necesario tener un grupo de personas con la responsabilidad de promover la cultura ética, vigilar que los colaboradores cumplan el código de ética y establecer sanciones a conductas contrarias a los valores de la empresa. Este comité cumple la función de atender, evaluar y dar seguimiento a las faltas al código de ética que suceden tanto interna como externamente.

  1. No certificar al personal en cumplimiento ético

La certificación de ética en el negocio es una capacitación anual que toda organización debe tener para asegurar que todos los colaboradores conocen su código de ética y las consecuencias de no cumplirlo. La capacitación puede realizarse en línea o de manera presencial; se recomienda que sea obligatorio para todos los colaboradores sin importar su posición jerárquica en la empresa.

  1. No explicar qué es un conflicto de interés y sus consecuencias

En ocasiones los colaboradores no tienen claro qué es exactamente un conflicto de interés o en qué circunstancias específicas pueden enfrentar uno. Se debe comunicar clara y oportunamente qué es un conflicto de interés y cuáles son los más comunes en la empresa, pues dependiendo de su actividad, dichos ejemplos pueden cambiar. Un ejemplo sencillo es aquel trabajador que obtiene ventaja al vender o suscribir algún contrato con proveedores con quienes mantiene relación directa.

  1. No establecer y dar a conocer la política de recepción de regalos

Las conductas no éticas son comúnmente relacionadas con la recepción de regalos por parte de proveedores o personas relacionadas con el quehacer laboral, sobre todo en temporadas como Navidad o Año Nuevo. Para que todos los colaboradores tengan claro qué tipo de regalos pueden recibir, es indispensable informarles la política de aceptación de regalos donde se esclarece además el valor económico de los regalos que la empresa considera aceptable recibir.

  1. Carencia de motivación y desarrollo personal

La motivación en los colaboradores siembra un profundo sentido de pertenencia, pero cuando ésta falta, los intereses de las personas pueden desligarse de los intereses de la organización. El reconocimiento y la confianza recibidos en el trabajo contribuyen de manera importante a generar el compromiso del empleado con los valores y el cumplimiento ético en la organización.

Fuente: Mba & Educación ejecutiva  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *