Estabilidad laboral reforzada para embarazadas no está sujeta a que el empleador conozca del estado de su empleada

Con este argumento, la Corte Constitucional sostuvo que para establecer si hay lugar o no a conceder la protección a las trabajadoras en estado de embarazo no es requisito que el empleador lo conozca previamente. Sostuvo que dicho conocimiento no pasa de ser apenas el determinador del grado de protección y que se puede dar sin mayores formalidades, a través de una notificación directa u otros medios. La corporación resaltó que “puede inferirse el conocimiento del embarazo cuando las circunstancias que rodearon el despido y las conductas asumidas por el empleador así lo sugieran”. Con estos argumentos, el alto tribunal unificó jurisprudencia frente al tema y determinó que, sin importar el tipo de contrato, la mujer que responda a estas condiciones no puede ser separada de su puesto de trabajo y debe recibir pagos por reconocimiento de licencia de maternidad. Los magistrados María Victoria Calle, Luis Ernesto Vargas y Mauricio González salvaron el voto de manera parcial. La decisión se produjo en la Sala Plena de este miércoles, donde se analizó también la sentencia SU-071/13, aplicando esta misma tesis (M. P. Alexei Julio).

Corte Constitucional / Régimen Laboral Colombiano, Legis Editores S.A., Boletín Legis Hoy / 13/02/2013.

Con ocasión de la revisión de treinta y tres casos en los que trabajadoras en estado de embarazo fueron desvinculadas de sus actividades laborales, y teniendo en cuenta que existían posiciones diferentes de la jurisprudencia constitucional sobre la perspectiva de análisis y el alcance de la protección laboral reforzada que las ampara, la Corte procedió a establecer criterios unificados que tienen en consideración (i) el conocimiento del embarazo por parte del empleador y (ii) la modalidad bajo la cual se encontraba trabajando la mujer gestante. Para la Corte, la protección coherente con el sentido de fuero de maternidad consiste en garantizar a la mujer su “derecho efectivo a trabajar”, independientemente de la alternativa laboral en que se encuentre. Recalcó que para despedir a una mujer en esas circunstancias, el empleador debe demostrar que media una justa causa y dada esta, contar con el permiso de la autoridad administrativa competente.

En cuanto al conocimiento del embarazo de la trabajadora por parte del empleador, la Corte señaló que no es requisito para establecer si hay lugar o no a la protección, sino únicamente para determinar el grado de protección. Ese conocimiento da lugar a una protección integral y completa, pues se asume que el despido obedeció al embarazo y por ende, a un factor de discriminación en razón del sexo. Por su parte, la falta de conocimiento da lugar a una protección diferente, basada en el principio de solidaridad y en la garantía de estabilidad en el trabajo durante el embarazo y la lactancia, como un medio para asegurar un salario o un ingreso económico a la madre y como garantía de los derechos del recién nacido.

La Corte precisó que el conocimiento del empleador del estado de embarazo de la trabajadora no exige mayores formalidades. Este puede darse por medio de la notificación directa, forma que resulta más fácil de probar, pero también cuando se configure un hecho notorio o por la noticia de un tercero, como cuando el embarazo se encuentra en un estado que permite ser inferido, se solicitan permisos o se dan incapacidades laborales por razón del mismo, o cuando el hecho es de conocimiento público por los compañeros de trabajo. De igual modo, la Corte reiteró que puede inferirse el conocimiento del embarazo, cuando las circunstancias que rodearon el despido y las conductas asumidas por el empleador así lo sugieran.

En relación con el otro factor que define el alcance de la protección reforzada, esto es, la modalidad de la relación laboral, la Corte reiteró las cargas que de acuerdo con el orden jurídico (legal y constitucional) están en cabeza del empleador y a favor de la trabajadora, según la categoría de dicha relación definida por la ley o dada por la existencia de un contrato-realidad, en los términos del artículo 53 de la Constitución. En este sentido,  reafirmó dos premisas que la jurisprudencia ha desarrollado, con el fin de extender la protección general que la Constitución brinda a las mujeres gestantes en materia laboral a los demás alternativas de trabajo, al determinar que: (i) las modalidades de contratación mediante empresas de cooperativas de trabajo asociado o servicios temporales implican, en principio, la existencia de una relación laboral sin causales específicas de terminación entre la empleada embarazada y estas empresas; y (ii) cuando en algunos contratos con fecha o condición específica de terminación (v.gr. contratos a término fijo, de prestación de servicios o de obra), la necesidad del servicio o de la obra pendiente de realizar o del objeto del contrato desaparece en momentos en que la empleada o contratista ha quedado en estado de embarazo, es posible presumir que la falta de renovación del contrato se dio por causa del embarazo. En suma, para que proceda la protección reforzada derivada de la maternidad, en caso de cesación de la alternativa laboral, basta demostrar: a) la existencia de una relación laboral y b) que la mujer se encuentre en estado de embarazo o dentro de los tres meses siguientes al parto, en vigencia de dicha relación laboral o prestación.

Ya en concreto, las medidas de protección de las mujeres gestantes adoptadas por la Corte Constitucional, consisten en (i) el reconocimiento de las prestaciones en materia de seguridad social en salud, hasta el momento en que la mujer adquiera el derecho al reclamo de la prestación económica de la licencia de maternidad; (ii) la orden de reintegro de la mujer embarazada o la renovación de su contrato, a menos que se demuestre que el reintegro o la renovación no son posibles. Adicionalmente, (iii) en algunos casos procede la indemnización prevista en el artículo 239 del C.S.T. cuando hay conocimiento del estado de embarazo por parte del trabajador y se procede al despido sin justa causa.

Con fundamento en estos criterios, la Corte procedió a aplicar las reglas fijadas a los casos revisados, según se tratara de contrato a término indefinido, con conocimiento o no del empleador del estado de embarazo y existencia o no de justa causa para la terminación del contrato; contrato a término fijo, en las mismas condiciones y según el momento en que se dio la desvinculación de la trabajadora gestante; contrato de obra, en el que además hubo que determinar si la causa del contrato subsistía, para efectos de su continuación; contrato de prestación de servicios que configura un contrato-realidad laboral; y modalidades contractuales mediante cooperativas de trabajo asociado o empresas de servicios temporales.   De igual modo, el Tribunal Constitucional precisó la forma de protección de la trabajadora gestante o lactante vinculada a entidades de Estado, bien sea en cargo de libre nombramiento y remoción, cargo de carrera en provisionalidad que entra a concurso o es suprimido.

Decisión

En treinta de los casos revisados la Corte revocó los fallos de tutela dictados en segunda o única instancia, que negaban la tutela incoada por trabajadoras en estado de embarazo, y concedió la tutela de sus derechos fundamentales por haberse desconocido el fuero de maternidad. En dos de los casos (Expedientes T-2473945 y T-2473947) confirmó las sentencias, que habían concedido la tutela; y en uno (Expediente T-2344730) confirmó el fallo que denegó el amparo, por no encajar en los supuestos que dan lugar al fuero de maternidad.

La órdenes de protección dadas por las Corte se agruparon en: a) pago dentro de las cuarenta y ocho (48) horas contadas a partir de la notificación del presente fallo, de la licencia de maternidad y de los salarios y demás prestaciones laborales dejadas de percibir desde la sentencia de primera instancia y hasta la fecha del parto, a las señoras Conni Madona Macareno Medina, Sandra Liliana Lozano Gutiérrez, Adriana Margarita Aguilera Todero, Madelvis Carmona Carmona, Liliana Carolina Arenas, Nancy Paola González, Claudia Patricia Vélez Becerra, Vanessa Johana Maya Nova, Yalenis María Posada Agamez; b) pago dentro de las cuarenta y ocho (48) horas contadas a partir de la notificación del presente fallo, de la licencia de maternidad y de los salarios y demás prestaciones laborales dejadas de percibir desde la fecha de desvinculación hasta el parto y de la indemnización prevista en el artículo 239 del C.S.T., a las señoras Mariluz Aragón Valecilla, Liliana María Barrios Márquez, Luz Mary Ramírez Paternina, Yoly Esmeralda Suárez Rosas, Sandra Patricia Gómez Penagos, Yeimi Karina Palencia Gualdrón, Jessica Isaza Puerta, Francy Lorena Jaimes Leóny Martha Rocío Rodríguez Bello; c) pago dentro de las cuarenta y ocho (48) horas contadas a partir de la notificación del presente fallo, de la licencia de maternidad a las señoras Girleza María Moreno Ortiz, Nancy Yaneth Pardo Benítez, Karla María Meneses Palencia, Andrea Rojas Urrego, Nidia Esperanza Rico Prieto, Luz Marina Velásquez Marín, Jenny Alejandra Ossa Cerón, Hanny Cadena Pardo, Sandra Liliana Díaz Tobar, Gleinis Grismith Garavito Sarrazola; d) pago dentro de las cuarenta y ocho (48) horas contadas a partir de la notificación del presente fallo, de la licencia de maternidad y de los salarios y demás prestaciones laborales dejadas de percibir desde la supresión del cargo hasta la fecha del parto, a la señora Lucy Cecilia Villalobos Samper; e) pago dentro de las cuarenta y ocho (48) horas contadas a partir de la notificación del presente fallo, de la licencia de maternidad y de la indemnización de que trata el artículo 239 del C.S.T. a la señora Norma Constanza Medina Quiza.

La Corte precisó que en el caso de que se haya pagado indemnización a la trabajadora, procederá el cruce de cuentas de las sumas que le fueron entregadas por dicho concepto. De igual modo, el pago de la licencia procederá en caso de no haberse hecho por el Sistema de Seguridad Social en Salud; y las prestaciones económicas que deben pagarse corresponden únicamente al período de la gestación y los tres meses posteriores al parto.

Salvamentos de voto parciales y aclaraciones de voto

El magistrado Luis Ernesto Vargas Silva acompañó la decisión adoptada en el expediente T-2473945, correspondiente al numeral vigésimo cuarto de la parte resolutiva de la sentencia, en cuanto se confirmó la providencia de instancia que concedió la tutela invocada y garantizó adecuadamente los derechos vulnerados al disponer el reintegro laboral de la solicitante y la imposición de la sanción por despido discriminatorio. Frente a los restantes numerales de la parte resolutiva, salvó el voto.

El magistrado Vargas Silva mostró su desacuerdo con el esquema de análisis y solución acogido en la sentencia SU-070/13. Por esa razón, su disidencia con la sentencia es transversal, en tanto no comparte las reglas formuladas por la mayoría ni, en consecuencia, la solución que la Sala dio al asunto en aplicación de las mismas. Considera que la providencia se aleja de la jurisprudencia constitucional sobre la materia dispuesta en la sentencia C-470 de 1997; estima que la decisión abordó asuntos y problemas jurídicos que no debieron ser objeto de análisis; aprecia que el estudio de asuntos ajenos a la estabilidad laboral reforzada condujo a la invasión de competencias propias del legislador. Igualmente, en su opinión la sentencia realiza una interpretación problemática de los artículos 239 y 240 del CST; confiere al fuero de maternidad una protección limitada e insuficiente frente a la salvaguarda más garantista otorgada por la legislación laboral, y complejiza innecesariamente la protección laboral reforzada que impone el fuero de maternidad.

La magistrada María Victoria Calle Correa manifestó su salvamento parcial de voto. Consideró que en todos los casos en los cuales el empleador conoce el embarazo de la trabajadora y pese a ello decide desvincularla sin autorización del inspector del trabajo y sin justa causa, debería ordenarse: (i) el reintegro de la mujer, (ii) el pago de los salarios y prestaciones debidas y (iii) el pago de la indemnización por discriminación cuando así lo disponga la ley. A su juicio, ordenar menos que eso, incluso si es con fundamento en los motivos esgrimidos en esta providencia, es contradecir no sólo los precedentes establecidos por esta Corte durante casi una década, sin justificación suficiente, sino incluso desconocer la cosa juzgada a la cual hizo tránsito la sentencia C-470 de 1997. Esta última juzgó inconstitucional que a la mujer embarazada, desvinculada a sabiendas e injustamente de su trabajo, se le ofreciera una protección inferior a la declaración de ineficacia del despido, una de cuyas consecuencias obvias es el reintegro. Ninguna autoridad, por supuesto tampoco esta Corte, podía reproducir el contenido de lo declarado inconstitucional en esa ocasión. No obstante, desde su perspectiva, en esta sentencia la Corte reprodujo ese contenido al disponer que, en casos iguales a los tenidos en cuenta por la sentencia C-470 de 1997, se les puede dar a las mujeres en embarazo discriminadas en el contexto laboral u ocupacional una protección inferior a la ineficacia del despido. Advirtió que este hecho, en el futuro, debe tener incidencia en el modo de definir el alcance del presente fallo.

De otra parte, el magistrado Mauricio González Cuervo, salvó el voto por considerar que la ampliación que la Corte hace en la sentencia SU-070/13, del alcance de la protección reforzada a que da lugar fuero de maternidad, va más allá del fundamento constitucional que tiene su aplicación por vía de tutela, cual es la discriminación de que puede ser objeto la mujer trabajadora, por el hecho del embarazo. Estimó que, entre otros aspectos, la falta de conocimiento del empleador del estado de embarazo de la trabajadora o la terminación del contrato al vencimiento del plazo convenido o la obra contratada, no debería dar lugar a la imposición de cargas salariales y prestacionales, a quien no ha incurrido en un trato discriminatorio, ya que la desvinculación de la trabajadora obedece a razones distintas de su embarazo.

Los magistrados Luis Guillermo Guerrero Pérez, Gabriel Eduardo Mendoza Martelo, Jorge Iván Palacio Palacio y Nilson Pinilla Pinilla anunciaron la presentación de sendas aclaraciones de voto en relación con algunas de las reglas establecidas en esta sentencia de unificación de jurisprudencia.

Deber de protección objetiva de la mujer gestante y lactante a cargo de las empresas de servicios temporales

En aplicación de las reglas establecidas en la sentencia SU-070/13, la Corte Constitucional concedió el amparo de los derechos fundamentales de la señora Johana Andrea Marulanda Ruiz, vulnerados por la empresa de servicios temporales Serviola S.A., al decidir dar por terminado el contrato individual de trabajo en misión, por el término que dure la labor, estando la accionante en embarazo.

De acuerdo con esas reglas, la acción de tutela era procedente en la medida en que: (i) la peticionaria solicita la protección laboral reforzada que deriva de la maternidad y que se concreta en la prohibición de ser discriminada por ocasión del embarazo y de otros derechos de rango fundamental, como el derecho a la seguridad social y al mínimo vital; (ii) existe legitimación por activa, porque la peticionaria es titular de los derechos fundamentales invocados; y por pasiva, porque tuvo un vínculo laboral con la empresa Serviola S.A., de modo que se encuentra en una situación de subordinación frente a esta; (iii) la acción se interpone como mecanismo subsidiario para evitar la ocurrencia de un perjuicio irremediable, debido a que el mínimo vital de la accionante se encuentra amenazado, en la medida en que se trata de una persona que sobrevive con un salario mínimo y no cuenta con otros medios para subsistir. Adicionalmente, al momento de impetrar la tutela, se trataba de un sujeto de especial protección que se encontraba en situación de indefensión debido a su estado de embarazo.

Teniendo en cuenta que el empleador no conocía el estado de gestación de la trabajadora que se encontraba vinculada mediante un contrato por obra o labor, y que la desvinculación de la accionante se dio una vez cumplida la obra (promoción y venta de productos comercializados), alegando esto como justa causa, la medida de renovación del contrato no procede, pues el empleador demostró que el objeto del mismo finalizó y que esta fue la única causa para darlo por terminado. De este modo, la protección debía consistir en el reconocimiento de las cotizaciones al Sistema de Seguridad Social en Salud durante el período de gestación posterior a la terminación de su contrato. No obstante, en este caso concreto, esta orden fue reemplazada por el pago de la licencia de maternidad. Así mismo, dado que no se encontró demostrado el conocimiento del empleador del embarazo, no hubo lugar a ordenar la indemnización prevista en el artículo 239 del Código Sustantivo.

Fuente: Corte Constitucional / Régimen Laboral Colombiano, Legis Editores S.A., Boletín Legis Hoy

Comentarios

  1. si el despido ocurrió en el año 2001 en donde fui despedida por cumplimiento de contrato termino fijo teniendo 4 meses de embarazo sin notificacion alguna al ministerio de trabajo, en base a esto quiero saber al cuanto tiempo prescriben mis derechos ya que en ese momento era muy joven inexperta y por falta de asesoría me conforme con la respuesta de la empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>