¿Qué significa para la deuda empresarial de los mercados emergentes que la Reserva Federal eleve las tasas de interés?

En diciembre de 2016, la Reserva Federal de Estados Unidos elevó las tasas de interés por primera vez en un año, y señaló que planeaba más aumentos en 2017. Las monedas de los mercados emergentes sufrieron caídas, pero en general los inversionistas no reaccionaron de manera exagerada ni salieron corriendo llevándose su dinero. Véase un análisis más amplio de estas cuestiones en el blog del Economista Jefe del FMI, Maurice Obstfeld, en el que se examina cómo afectarán las elecciones en Estados Unidos y la decisión de la Reserva Federal a la economía mundial.

Un aspecto que contribuye a que los mercados emergentes sean más vulnerables es el elevado nivel de endeudamiento empresarial en moneda local y extranjera —en el orden de aproximadamente US$ 18 billones— impulsado en gran medida por las bajas tasas de interés en Estados Unidos. Este nivel de endeudamiento los vuelve ahora más vulnerables a los aumentos esperados de las tasas de interés en 2017. ¿Podrán las empresas refinanciar su deuda?

El globo de la deuda

La deuda de las empresas no financieras de los mercados emergentes se ha cuadruplicado en la última década, observándose una proporción de bonos cada vez mayor (gráfico 1). El considerable aumento de la deuda empresarial genera inquietud, dada la relación entre el rápido aumento del apalancamiento en los mercados emergentes y las crisis financieras en el pasado.

Gráfica1 Las conclusiones de nuestro nuevo estudio son las siguientes:

  • La acumulación de deuda fue más pronunciada en aquellas empresas que dependen en mayor medida del financiamiento externo. Del mismo modo, en comparación con otros tipos de empresas, las pequeñas y medianas empresas aumentaron de manera desproporcionada su apalancamiento.
  • El impacto de la política monetaria estadounidense en el crecimiento de la deuda fue mayor en aquellos sectores que dependen mucho más del financiamiento externo en los mercados emergentes financieramente abiertos con regímenes cambiarios relativamente más rígidos.
  • Las condiciones financieras mundiales afectaron al crecimiento de la deuda de las empresas de los mercados emergentes en parte debido a la distensión de las restricciones al endeudamiento empresarial.

Sectores con los niveles más altos de deuda

La deuda de las empresas en los mercados emergentes ha aumentado con mayor rapidez en los sectores más cíclicos, observándose el mayor aumento en el sector de la construcción (gráfico 2). El sorprendente aumento del apalancamiento dentro del sector de la construcción es particularmente notable en China y América Latina. Además, las empresas que más se endeudaron también aumentaron, en promedio, su exposición en moneda extranjera.

Gráfica2

El 16 de enero, en la Actualización de las Perspectivas de la economía mundial (informe WEO, por sus siglas en inglés), se presentó un análisis más detallado sobre los mercados emergentes y la economía mundial. 

Fuente: Diálogo a Fondo

A pesar de su mala fama tienen su utilidad, ¿para qué sirven los derivados?

La visión generalizada existente de los futuros y otro tipo de derivados financieros es que son productos extremadamente peligrosos. Y no es para menos, la quiebra de Long Term Capital Management, Enron o bien las actuales dificultades que atraviesa el Deutsche Bank, han generado muy mala prensa sobre el uso de los derivados.

Sin embargo, olvidamos su naturaleza, la gestión del riesgo… Los derivados son puramente instrumentos financieros que formalizan un contrato cuyos términos se fijan en el presente pero la transacción se realiza en el futuro y cuyo valor se deriva de un activo negociado en el mercado al contado (también conocido como mercado cash o spot) que será el activo subyacente. Leer más

Finanzas del siglo XXI: ¿Un amortiguador contra los desastres de la naturaleza o una prima sobre la destrucción que provocan?

Los desastres naturales no discriminan; afectan a las costas y los pueblos de las montañas, playas y valles, ciudades grandes y pequeñas con invasiones pobladas mayoritariamente por los pobres. Una investigación reciente del Grupo del Banco Mundial indica que comprometer recursos financieros de manera previa a posibles desastres es una decisión inteligente. Una evaluación del impacto del FONDEN, el Fondo de Desastres Naturales de México, encontró que aumentó el producto interno bruto post-desastre entre 2 y 4 por ciento, lo que representa un gran beneficio. Leer más

La Asociación Internacional de Fomento (AIF) recibe la calificación crediticia de Aaa/AAA

La Asociación Internacional de Fomento (AIF), la institución del Grupo Banco Mundial que se dedica a los países más pobres del planeta, anunció hoy que ha recibido sus primeras calificaciones crediticias públicas de Aaa y AAA (estable) emitidas por Moody’s y S&P.

Estas calificaciones crediticias permitirán a la AIF recaudar fondos en los mercados de capitales para respaldar el financiamiento de un amplio abanico de inversiones que abarcan desde el suministro de agua potable y energía hasta la creación de oportunidades para los refugiados y medidas de respuesta ante desastres naturales y crisis sanitarias y brindan la posibilidad de transformar las condiciones de vida en los 77 países más pobres del mundo. Leer más

Cumbre de riesgo financiero a dar inicio en Panamá

De acuerdo a La Estrella de Panamá, los días 22 y 23 de septiembre, Panamá será sede de la Primera Cumbre Latinoamericana de Riesgo Financiero, que organiza la Asociación Bancaria de Panamá (ABP) y auspiciada por la Federación Latinoamericana de Bancos (Felaban), informaron fuentes oficiales.

Este evento se enfocará en el análisis y discusión de los factores globales y regionales presentes e inminentes que originan perturbaciones en los mercados y que generan riesgos críticos, así como en los cambios en las regulaciones que afectan las operaciones y el negocio bancario.  Leer más

‘Finanzas verdes’, conozca el tema clave de la cumbre del G-20

De acuerdo con los documentos de los programas de la cumbre anual del G-20, los temas claves del debate serán la intersección del medioambiente y el mercado financiero, informa el periódico ‘Kommersant’. Los representantes de la Unión Europea junto con los analistas del Banco Mundial están preocupados por el lento crecimiento de la economía mundial y tienen la intención de discutir más a fondo la eliminación de las barreras comerciales, mientras que China está detrás de “las finanzas verdes”, destinadas a recaudar fondos para proyectos ambientales.

La cumbre se celebró entre el 4 y el 5 de septiembre en la ciudad china de Hangzhou, que recibió el evento por primera vez en su historia. El tema de la cumbre será ‘La construcción de una economía mundial innovadora, sana, coherente e incluyente’. Leer más

Banco de la República mantiene la tasa de interés de intervención en 7,75 %

La Junta Directiva del Banco de la República en su sesión de hoy decidió mantener la tasa de interés de intervención en 7,75%. En esta decisión, la Junta tomó en consideración principalmente los siguientes aspectos:

En julio la inflación anual al consumidor y el promedio de las medidas de inflación básica aumentaron y se situaron en 8,97 % y 6,61 %, respectivamente. Las expectativas de inflación de los analistas a uno y dos años se mantienen estables y se sitúan en 4,6 % y 3,7 %, y las que se derivan de los papeles de deuda pública a 2, 3 y 5 años descendieron y se encuentran entre 3,8 % y 4,4 %. Leer más

El Brexit no frena la recuperación de la Eurozona, según el Project Management Institute – PMI

La actividad del sector privado de la zona euro no ofrece síntomas de que la incertidumbre derivada de la victoria del Brexit en el referéndum del Reino Unido haya lastrado la recuperación, según apunta el dato adelantado del índice PMI compuesto, que sube en agosto a 53,3 puntos, su nivel más alto en los últimos siete meses. 

“La Eurozona mantiene un crecimiento estable en el tercer trimestre y no hay signos de que la incertidumbre del Brexit haya descarrilado la recuperación”, declaró Chris Williamson, economista jefe de IHS Markit.  Leer más

La olla arrocera pone a prueba el nuevo modelo de crecimiento de China

En una calurosa y húmeda habitación repleta de pequeños electrodomésticos, Zhao Guoyao frunce el ceño ante una olla de arroz.

Zhao, el gerente de producto del gigante de electrodomésticos Midea Group, quiere fabricar una mejor olla arrocera. Es una pequeña parte de una ofensiva nacional para producir bienes de calidad para la creciente clase media, un proceso que ayudará a determinar si China puede forjar una economía madura y duradera.

El ejecutivo agacha levemente su cabeza, inhala el aroma de la olla y apunta hacia su interior. “Esos granos están hinchados, pero estos están duros y secos”, dice.

Arroceras

Durante décadas, la economía de China prosperó gracias a las exportaciones de bajo costo que aprovecharon una mano de obra barata. Esa era está llegando a su fin debido al alza de los salarios, el exceso de producción y la competencia de países como Vietnam y Bangladesh.

En su empeño por hallar un nuevo modelo de crecimiento, China prevé fabricar más bienes de alta gama y venderlos en el mercado interno. Zhao y su esfuerzo por mejorar las ollas de arroz es parte de eso.

“La pregunta es si la economía china puede satisfacer las necesidades de sus ciudadanos al ofrecer bienes que no son sólo de mala calidad y manufacturas de bajo precio”, recalca Eswar Prasad, ex director de la división de China del Fondo Monetario Internacional.

Hasta ahora, la mayoría de los fabricantes chinos se había dirigido al enorme segmento más bajo del mercado interno. China es la segunda economía del mundo, pero ninguna de las 100 marcas globales más valiosas es china, según la revista Forbes.

La olla de arroz es una presencia típica en los hogares chinos. Los modelos básicos que se fabrican en el país cuestan cerca de US$20 y usan tecnología rudimentaria para calentar los granos desde el fondo. Las más baratas son propensas a sufrir desperfectos y, en algunos casos, han sido la causa de incendios fatales.

“En China, el tipo de olla arrocera que usa la mayoría de la gente tiene una tecnología que, básicamente, es anterior a los años 80”, señala Yoshiko Nakano, profesor adjunto de la Universidad de Hong Kong, quien escribió un libro al respecto.

Ahora que familias más pudientes quieren comprar una mejor olla, muchas optan por los modelos japoneses que emplean una tecnología conocida como calentamiento por inducción. Aunque se venden en China, estas ollas son caras debido a los aranceles de importación y muchos consumidores las compran más baratas en Japón, donde el debilitamiento del yen ha atraído una oleada de turistas chinos. De todos modos, algunos modelos con tecnología de punta pueden superar los US$1.000.

En busca de mejorar los productos que usan en sus casas, los chinos regresan del exterior con cremas para la piel, leche para bebé y hasta asientos de inodoro calefaccionados. Sus gastos en el exterior excedieron el año pasado los US$215.000 millones, según el Consejo Mundial de Viajes y Turismo, cifra que supera el presupuesto de defensa del gobierno. Las autoridades han observado los acontecimientos con preocupación y las instrucciones a las empresas son claras: fabriquen productos de mejor calidad.

Una de las palabras de moda es innovación. El informe anual del gobierno sobre trabajo la utilizó en 64 ocasiones. Beijing elaboró un plan maestro para que China se transforme, en las palabras del primer ministro Li Keqiang, de “un fabricante de cantidad a uno de calidad”.

El presidente Xi Jinping, por su parte, identificó las ollas arroceras como el primer artículo en la lista que los chinos prefieren comprar en el exterior. “Nuestro país tiene una gran cantidad de poder adquisitivo de los consumidores y la demanda no está siendo satisfecha de forma adecuada en el país”, observó.

Xi hacía alusión al rápido aumento de los ingresos de los chinos en los últimos años. El salario promedio anual en las zonas urbanas más que se duplicó desde los Juegos Olímpicos de 2008 en Beijing y el año pasado rondó los 62.000 yuanes (unos US$9.300).

Ding Jianxiong, de 31 años, pagó alrededor de US$550 por una olla arrocera en un viaje a Tokio y asegura que la inversión valió la pena. “El arroz que cocina es muy tierno, pero también firme al masticar y se pueden distinguir los granos individuales”, asevera.

Ding, quien reside en Beijing y trabaja en el sector financiero, también compró en el extranjero cosméticos para su esposa, electrónicos y pañales para su hija. Ding cuenta que probó los pañales chinos, pero dice que son menos absorbentes y suaves que los japoneses e irritan la piel de su hija.

Una encuesta realizada por Nielsen Holdings PLC publicada el mes pasado halló que 67% de los entrevistados chinos opinó que las marcas globales eran de mayor calidad que las locales.

Apuntalar la demanda interna es un desafío urgente. Entre 2005 y 2008, el valor total de las exportaciones chinas creció 88%, a US$1,43 billones. En cambio, desde 2012 hasta el año pasado, las ventas al exterior aumentaron apenas 11%, a US$2,28 billones.

Midea, el mayor fabricante de electrodomésticos del país, divisa una oportunidad. La empresa fabrica productos para la japonesa Sharp Corp. y ha producido ollas arroceras de calentamiento por inducción desde inicios de la década de 2000. Hace unos cinco años, las empezó a fabricar en forma masiva para el mercado chino.

Zhao, el gerente de producto, subraya que el desarrollo de una olla arrocera es más difícil de lo que parece. El ejecutivo recorre el laboratorio de control de calidad de Midea y se detiene en un cuarto lleno de filas de arroceras mientras brazos de robot abren y cierran sus tapas. “¿Ve estas?”, pregunta. “Serán subidas y bajadas unas 200.000 veces”.

Midea, que afirma tener 43% de las ventas del mercado chino de ollas arroceras, ha traído técnicos coreanos, enviado a sus empleados a ver cómo funcionan las plantas japonesas y ha contratado a catadores de arroz. Compra unas 200 toneladas del grano al año para su investigación de productos. En Foshan, erigió un pequeño “museo del arroz” que exhibe las múltiples variedades chinas y las configuraciones que las ollas de la compañía tienen programadas para cocinar cada una.

“Estamos madurando”, afirma Zhao. “Antes estábamos aprendiendo o copiando” del extranjero. Su modelo más reciente de calentamiento por inducción cuesta 3.999 yuanes (unos US$600). Los modelos de rango medio pueden valer unos 300 yuanes (US$45).

Este año, las ollas arroceras de Midea ganaron varias competencias internacionales, pero el fabricante sigue buscando en otros países lo que no puede obtener en China: hace poco hizo una oferta para comprar la compañía alemana de robótica industrial Kuka AG.

Fuente: The Wall Street Journal